Detenido por intentar robar un jamón ibérico de 160 euros en un supermercado de Gandia

Un vigilante y varios empleados de la tienda evitaron que huyera, antes que agrediera a los agentes en su detención y amenazara a todos de muerte

LAS PROVINCIAS

Agentes de la Policía Nacional detuvieron en la noche del martes 4 de agosto en un supermercado de Gandia a un joven de 25 años, de origen español, como presunto autor de los delitos de robo con violencia, amenazas y atentado a agente de la autoridad, tras tratar de abandonar un supermercado con un jamón ibérico valorado en 159 euros.

Según un comunicado policial, el ser sorprendido por el vigilante, forcejeó con éste y con varios empleados, que lograron retenerlo hasta la llegada de los agentes. Posteriormente agredió a los policías y a otro vigilante de seguridad en el hospital y amenazó a todos con matarlos.

Los hechos ocurrieron sobre las 23 horas del martes. Las mismas fuentes agregan que el hombre había tratado de irse del supermercado con un jamón ibérico valorado en 159 €, sin abonarlo, por lo que había sido interceptado por el vigilante de seguridad. En ese momento, comenzó un forcejeo, mostró gran agresividad y los amenazó con qie volvería a matarlos. El vigilante junto a otros empleados consiguieron retenerlo hasta la llegada de la policía.

El sospechoso muy agresivo también trató de agredir a los policías actuantes. El vigilante del supermercado necesitó asistencia sanitaria por un corte y un fuerte golpe en una rodilla.

Los policías tras realizar diversas gestiones lo detuvieron como presunto autor de un delito de robo con violencia. El ahora arrestado continuó mostrando una gran agresividad y, "desafiante, amenazando de muerte a todos los presentes, decía que se había quedado con la cara de todos". Además, trataba de autolesionarse. En el interior del vehículo policial trataba de golpearse con el habitáculo.

Los agentes lo trasladaron a un centro de salud donde no colaboró y continuó amenazando y tratando de agredir a los presentes. Al no poder ser asistido fue trasladado a un hospital. En el recinto hospitalario continuó con la misma actitud y agredió a los policías que lo acompañaban y a un vigilante de seguridad que trató de auxiliarlos, por lo que tuvo que ser sedado para la curación de las heridas que se había producido.

Uno de los policías necesitó asistencia sanitaria por un fuerte golpe en una ceja. Por este motivo, también se le imputan los delitos de amenazas y atentado a agente de la autoridad. El detenido, con antecedentes policiales, ha pasado a disposición judicial.

Fotos

Vídeos