Denuncian que las aguas fecales llegan al parque protegido

B. ORTOLÀ PEGO.

Una nueva amenaza acecha al parque natural de Pego-Oliva y se suma a la presencia de especies invasoras. Esta ocasión el problema llega de la urbanización Monte Pego, donde los vecinos denuncian que se están echando aguas fecales al parque. Según afirman, proceden de una planta depuradora situada en el residencial y que desde hace poco más de un año, vierte periódicamente agua sin depurar al barranco de Balde, que conecta con el río Racons, en el marjal.

Advierten que no se trata de una situación nueva, fue en 2016 cuando descubrieron el problema. Según explican, la pequeña planta depuradora tiene en uno de sus laterales una válvula de escape que alguien se ha encargado de abrir ocasionalmente para que saliese el agua sin procesar. El problema reside, explican, en que la depuradora muchas veces está demasiado llena, a punto de desbordarse. El recinto fue construido cuando nació el residencial, en los primeros años no había tantas viviendas y planta trabajaba sin dificultad.

Fotos

Vídeos