Una decena de propietarios de Marenys espera licencias de obras hace ocho años

Un parque inacabado en el barrio marítimo de Marenys de Rafalcaid. / alba llopis
Un parque inacabado en el barrio marítimo de Marenys de Rafalcaid. / alba llopis

La paralización del PAI impide al gobierno de Gandia otorgar permisos a los vecinos que aspiran a ampliar sus casas o construir piscinas

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

Una decena de propietarios de parcelas y viviendas del sector Marenys de Rafalcaid espera desde hace unos ocho años licencias de obras para poder construir una casa o ampliar las edificaciones ya existentes. El residencial cuenta con unos 350 solares dentro de la zona urbana.

El motivo de este demora es que el Ayuntamiento no puede otorgar este tipo de permisos ya que al Plan de Actuación Integral (PAI) está pendiente de finalizar. La ley establece que en este tipo de casos está prohibido otorgar cualquier tipo de licencia de obra.

Las obras del PAI de Marenys, la urbanización del sector, arrancaron en 2005, como indicó el coordinador de Urbanismo, Vicent Mascarell, y se prolongaron hasta 2010. En ese momento fueron paralizadas por dos sentencias judiciales y por la quiebra de la empresa constructora.

El gobierno remarca la necesidad de finalizar el residencial para dotar de garantía jurídica las parcelas

Esto hizo que la última fase de la actuación quedara pendiente de ejecución. Aunque las calles y las aceras están realizadas, están por acabar algunas zonas verdes y hay que retirar postes de la vía pública que sostienen cables eléctricos.

Por todo ello, desde el gobierno local (PSPV y Més Gandia) consideran que este residencial debe acabarse, ya que se así los vecinos «tendrán seguridad jurídica» y las parcelas contarían con mejoras de las que ahora carecen.

«En estos momentos no se pueden dar licencias para ningún tipo de obra. Si algún vecino realiza una ampliación se expone a una sanción, pero porque no quiera el Ayuntamiento, sino porque así lo establece la Ley», relató el responsable de Urbanismo de Gandia.

Peticiones al consistorio

Mascarell comentó que durante estos ocho años se han realizado peticiones a su departamento para distintas obras a las que no se les ha podido dar salida: «Hay vecinos que quieren edificar una casa en su parcela y otros que necesitan una ampliación. Todos ellos están a la espera de que se solucione el conflicto y se finalice el PAI». El socialista agregó que hay otros residentes en Marenys que quieren llevar a cabo otras mejoras en sus viviendas y tampoco pueden: «Algunos propietarios desean construir una piscina o mejorar sus zonas verdes por falta de espacio y no pueden hacerlo».

Para el titular de Urbanismo, la mejor solución es rematar el PAI: «La obra se culminaría con 360.000 euros. Serían unos 4 o 5 euros por metro y los dueños de las viviendas tendrían la garantía jurídica de la que ahora carecen». Además, añadió la finalización del PAI daría a los terrenos un valor del que ahora carecen, ya que en caso de venta el precio iría ligado a la situación irregular del sector. El gobierno se reunirá con los vecinos en unas semanas para buscar una solución.

Fotos

Vídeos