La cremà deja 180 toneladas de cenizas tras unas fiestas que acaban sin incidentes en Gandia

Las máquinas trabajando en plena noche para la retirada de los restos de la cremà en uno de los monumentos de Gandia. / lp
Las máquinas trabajando en plena noche para la retirada de los restos de la cremà en uno de los monumentos de Gandia. / lp

Una brigada de 32 operarios trabajó toda la noche para que la ciudad estuviera limpia al amanecer y devolvió los contenedores a las ubicaciones habituales

ROCÍO ESCRIHUELA GANDIA.

La cremà de los monumentos dijo adiós a las Fallas de 2018 y cerró un nuevo ejercicio, pero justo en ese momento comenzó el dispositivo especial de limpieza. El operativo recogió un total de 180 toneladas de restos de los monumentos convertidos en cenizas, que obligaron a la brigada municipal a realizar una media de 11 viajes para trasladar todos los restos. Una cantidad de basura similar a la cifra del año pasado, tal y como apuntó el edil de Servicios Básicos, Miguel Ángel Picornell, que hizo balance del dispositivo municipal.

El concejal señaló que la brigada de la Nit de la Cremà actuó con 32 trabajadores que realizaron las tareas de limpieza durante una larga noche para que todo volviera a la normalidad en el menor tiempo posible. Los efectivos trabajaron con la ayuda de tres palas mecánicas, tres camiones, dos máquinas de barrer y dos cubas. Además, durante la noche, los operarios movieron alrededor de 60 contenedores de residuos para trasladarlos a su ubicación habitual tras dejar las calles libres de carpas y escenarios.

Picornell mostró su satisfacción por «el esfuerzo técnico y humano de los operarios» y señaló que «es de justicia reconocer dicho esfuerzo de trabajo, mientras la mayoría de las personas disfrutan de la fiesta».

Rachas de viento

Además, el responsable del departamento destacó que «no ha sido una labor fácil desde el punto de vista de la meteorología porque el fuerte viento causó algunos desperfectos». El edil detalló y mostró las imágenes de los destrozos causados por las fuertes rachas de viento que han soplado estos últimos días y que el sábado arrasaron la decoración de las calles de las comisiones de Beniopa y del Grau, precisamente las fallas que habían conseguido el segundo y el tercer premio de la Federació de Falles en la categoría de carrers engalanats. Los operarios municipales tuvieron que recoger de la vía pública toda la decoración.

Tras la retirada de todos los restos de la cremà y la limpieza de las calles, la brigada comenzará hoy mismo a actuar en los sumideros próximos a monumentos falleros. Según explicó Picornell, estas actuaciones se realizan fundamentalmente antes y después de las Fallas con un doble objetivo.

Previo a las fiestas se trabaja en los desagües para asegurar la evacuación de agua durante la cremà, y a posteriori se realiza para evitar la obstrucción de los conductos de las alcantarillas por restos de cartón u otros materiales.

Las Fallas de este año en Gandia también destacan por la ausencia de incidentes. Aunque Picornell señaló que todavía era pronto para hacer un balance de incidencias sobre desperfectos en mobiliario urbano por vandalismo, apuntó que hasta el momento «podría asegurar que ha disminuido respecto a años anteriores».

Y es que según fuentes municipales, tampoco se han producido incidencias destacadas en la ciudad durante los cuatro días de fiesta. Desde el departamento de Seguridad Ciudadana y la Policía Local destacaron que habían sido unas fiestas bastante tranquilas en relación a incidencias por problemas en la vía pública.

Más

Fotos

Vídeos