Crece el malestar en la playa de Tavernes por la falta de iluminación en las calles

Calles de la playa de Tavernes con falta de luz y farolas apagadas. / lp
Calles de la playa de Tavernes con falta de luz y farolas apagadas. / lp

Los comerciantes y hosteleros del distrito marítimo muestran su descontento ante la falta de soluciones para contar con servicio eléctrico

C. GIMENO

tavernes. La paciencia de hosteleros y residentes de la Playa de Tavernes de la Valldigna se va agotando y no es para menos. Hace dos semanas que buena parte de la costa de la Vall está literalmente a oscuras.

Con la llegada de septiembre, el alumbrado público de la zona sur de la playa se quedó prácticamente sin funcionar. La oscuridad predominaba en las calles y lo que se esperaba como una incidencia breve ha resultado ser quince días de fallos en gran parte de las farolas de esta zona de la costa.

Desde el ejecutivo municipal de Compromís se advirtió, a principio de mes, que se trataba de una vería y que estaban trabajando los operarios en ella, pero a día de hoy la oscuridad predomina en la costa de Tavernes ante el enojo de quienes viven allí.

Semanas de avería

Calificativos como «vergonzoso» o «se van a cargar lo que queda de temporada de verano» han salido a la palestra estos días en relación a la continuidad de la avería que dificulta el circular por la playa ante el peligro que conlleva estar a oscuras o con escasa luminosidad, ya durante semanas. En varias calles la única luz que ha habido estas dos semanas ha sido la de los comercios y domicilios particulares. Calles como Gebalcobra, plaza del Bolomor, o La Safor son algunas de las vías que permanecen prácticamente a oscuras. de fomra continua.

Con indignación y alguna dosis de resignación los comerciantes llevan la situación y se preguntan hasta cuándo tendrán que ir iluminándose con la linterna de los móviles al caminar por las calles de la costa.

Durante el verano la playa de Tavernes ha registrado graves problemas en el alumbrado público. Durante la temporada estival más de 50 farolas estaban fundidas ante una imperiosa necesidad de mantenimiento en el alumbrado público. Ahora el verano acaba con otra incidencia más grave aún, y es tener prácticamente media playa a oscuras.

Fotos

Vídeos