Costas coloca estacas y cordones en Marenys para proteger las dunas de los temporales

Playa de Marenys, donde ya se han instalado las estacas. / lp
Playa de Marenys, donde ya se han instalado las estacas. / lp

Los trabajos se realizan a primera hora de la mañana para evitar molestias a los bañistas y preservar las especies vegetales y animales

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

Las dunas de la playa de Marenys de Rafalcaid de Gandia cuentan con un nuevo nivel de protección. Demarcación de Costas, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, ha colocado una serie de estacas entre el cordón dunar y primera línea para proteger esta franja natural y permitir el desarrollo de especies vegetales y animales.

La medida ha pillado por sorpresa a muchos de los vecinos de esta playa de Gandia, pero todos han aplaudido la decisión al entender que se trata de proteger el entorno dunar, tan importante para paliar los efectos de los temporales marinos. Según Costas «la actuación consiste en la colocación de un acordonamiento de protección de las d unas». Se trabaja en el cordón existente desde la desembocadura del río Serpis hacia el sur, en unos 1.500 metros hasta la playa de Daimús.

Trabajo manual

La ubicación se realizará manualmente en casi toda la longitud salvo en las zonas donde existan problemas para el hincado de los postes de madera por existencia de estrato rocoso. En este caso se utilizará una miniretro de pequeñas dimensiones. La cercanía al río hace que salgan muchas rocas. Los trabajos se realizan a primera hora de la mañana para evitar molestias a los bañistas.

Los sistemas dunares, precisaron, son «extremadamente frágiles, ajustados en su formación, desarrollo y evolución a procesos naturales, y fácilmente vulnerables frente a la acción humana». En España la mayor parte de los ecosistemas dunares o bien se encuentran degradados o bien han sido destruidos debido a la presión urbanística y turística.

Ecosistemas naturales

En los últimos años, se está tomando conciencia de que la degradación de estos ecosistemas naturales supone la pérdida, no sólo de un paisaje y los organismos que lo habitan sino también de los bienes y servicios que suponen para el bienestar humano.

Entre los servicios que los sistemas costeros prestan a la sociedad destaca sobre el resto la defensa frente a la invasión del agua de mar sobre intereses humanos, como edificaciones, terrenos de cultivo o paseos marítimos.

Fotos

Vídeos