El Consorcio de Bomberos exige a la CHJ que limpie barrancos y ríos para evitar incendios

Miguel Ángel Picornell bajando del PMA del Consorcio tras visitar el vehículo junto a Xavier Ròdenas, Josep Bort y José Miguel Basset. / r. e.
Miguel Ángel Picornell bajando del PMA del Consorcio tras visitar el vehículo junto a Xavier Ròdenas, Josep Bort y José Miguel Basset. / r. e.

Los efectivos señalan que la prevención es crucial para descartar riesgos y piden a las otras administraciones implicadas que asuman responsabilidades

ROCÍO ESCRIHUELA GANDIA.

Los ríos se han convertido en un auténtico polvorín por la abundante presencia de cañas en los cauces. La acumulación de maleza es el gran enemigo del entorno natural. «Los cañares y el lecho de los ríos constituyen un grave peligro y son un gran pasillo para la propagación del fuego». Así lo describió ayer Josep Bort, presidente del Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia (CPBV) durante la presentación de la campaña de prevención de incendios forestales que se celebró en el parque de Santa Ana en Gandia.

Y es que en apenas dos semanas, en el cauce del río Vaca se han declarado tres incendios, el último el miércoles a mediodía en el término municipal de Benifairó de la Valldigna. Unas llamas que han dejado en evidencia la peligrosidad que supone el actual estado de los cauces. La limpieza de estos corresponde a la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ). Ayer, durante su comparecencia ante los medios, Bort apuntó al departamento estatal de Medio Ambiente como parte implicada en estos sucesos.

«La confederación tiene la responsabilidad de limpiar el lecho y los barrancos, y evidentemente las cañas suponen un grave peligro. Si cada administración asumiera sus responsabilidades, a todos nos iría mejor», señaló el presidente del Consorcio Provincial de Bomberos. Esas mismas exigencias son las que han reclamado estos últimos días los ediles de la Valldigna, ya que son principalmente estos municipios los que se han visto más afectados.

Una vez más las administraciones locales han hecho un llamamiento para que el Gobierno atienda sus demandas, ya que los ayuntamientos no pueden actuar en la limpieza sin el consentimiento de la CHJ y se arriesgan a una multa por parte del departamento de Medio Ambiente.

Tareas de prevención

Desde el Consorcio destacaron la importancia de las tareas de prevención para no asumir riesgos y señalaron que las actuaciones en los cauces fluviales son determinantes para frenar la propagación de las llamas. Además, la cantidad de maleza acumulada en varios tramos del recorrido de los ríos llega incluso a taponar la corriente de agua en época de intensas lluvias.

El edil de Servicios Básicos, Miguel Ángel Picornell, y el de Gestión del Territorio, Xavier Ródenas, pudieron observar ayer de primera mano las nuevas tecnologías que ha incorporado el Consorcio Provincial de Bomberos con el vehículo PMA (Puesto de Mando Avanzado) que permite comunicaciones vía satélite en lugares donde el resto de comunicaciones fallan, y asegura la conexión y gestión de cualquier incidente sobre el terreno.

Ródenas destacó la coordinación actual entre las administraciones y el esfuerzo que se ha hecho para lograrlo. «Se ha avanzado mucho en la prevención y en la gestión forestal», apuntó. El edil recordó que hacía más de 15 años que no existía ninguna orden que ayudará a los Ayuntamientos y propietarios a gestionar sus fincas forestales, y «esto ha sido posible gracias al nuevo gobierno del Consell y la Diputación». El edil de Gestión del Territorio lamentó la falta de implicación de la confederación en estas actuaciones.

Ródenas agradeció la labor de prevención en el amplio territorio gandiense que va desde la cima del Mondúver hasta la playa de l'Auir, y a pesar de las nuevas tecnologías presentadas, expresó su deseo de que el nuevo PMA «se use lo mínimo, porque sería el principal éxito de esta campaña».

Incendios en la comarca

Según los datos aportados ayer por el CPBV, el año pasado se produjeron 464 incendios de vegetación, en la zona IV, que abarca a todos los municipios de la Safor y algunos de la Ribera. Ese casi medio millar de actuaciones supone el 14% de los incendios totales registrados en la provincia de Valencia en 2017. La cifra en Gandia asciende hasta 64 incendios, mientras que en Oliva alcanza el medio centenar.

Este año, las cifras apuntan a datos similares, ya que durante los cinco primeros meses del año se han declarado en ambas comarcas un total de 230 incendios de vegetación, de los que tres han sido forestales (en Tavernes, Xeraco y Cullera), mientras que cinco se han producido en urbanizaciones o viviendas aisladas.

De los más de 200 incendios, 30 han sido localizados en Gandia; 24 en Oliva; 16 en Tavernes de la Valldigna; 8 en Xeraco; 7 en l'Alqueria de la Comtesssa y otros tantos en Palma y Daimús; y 6 en La Font d'En Carròs.

Fotos

Vídeos