El Consistorio dota de más seguridad y limpieza Perú 57 para evitar su deterioro

Edificio ubicado en la calle Perú número 57 de Gandia que el Ejecutivo local quiere recuperar en propiedad. / leyla gallego
Edificio ubicado en la calle Perú número 57 de Gandia que el Ejecutivo local quiere recuperar en propiedad. / leyla gallego

El Ayuntamiento de Gandia desestima el recurso de la empresa para el rescate y exige la resolución del contrato por incumplimiento

ROCÍO ESCRIHUELA GANDIA.

En los últimos meses, el ejecutivo de Gandia ha aumentado la seguridad y la limpieza en el edificio ubicado en el número 57 de la calle Perú para evitar un mayor deterioro del inmueble.

Así lo confirmó ayer el portavoz del gobierno, José Manuel Prieto, ya que esta actuación del Consistorio trata de frenar los problemas de salubridad y desperfectos en la finca que pretende recuperar el Ayuntamiento tras la batalla legal que mantiene con la empresa concesionaria, actual dueña del edificio, aunque se trata de una mercantil en concurso de acreedores. Los problemas en este edificio no son nuevos, pero el mayor incidente sucedió el pasado 1 de octubre tras una reyerta entre clanes de etnia gitana que se saldó con un fallecido. La vigilancia se ha incrementado con el fin de evitar más conflictos, que de hecho, han ayudado a que muchos inquilinos de estos pisos, ocupados de manera irregular, hayan abandonado el recinto.

También el departamento de Servicios Básicos ha intensificado su trabajo en la zona con el fin de evitar problemas de higiene. Una actuación que se ha centrado en la limpieza y mantenimiento de las condiciones de salubridad, ya que sí existen residentes que viven en este edificio de manera legal. Hace meses, el ejecutivo tapió algunas viviendas por problemas de salubridad.

Y es que el coste de recuperación por parte del Ayuntamiento de Gandia de este inmueble será elevado dado el estado de abandono que presenta por la ocupación de viviendas de manera ilegal durante mucho tiempo.

Reparación daños

A mediados de octubre, el ejecutivo requirió a la empresa propietaria que reparase los desperfectos ocasionados antes de tres meses y devolviera la finca al estado original antes de iniciar la concesión. Una fecha límite que se cumplirá en breve y que tras el incumplimiento por parte de la mercantil, el gobierno actuará para desbloquear el problema alegando el «reiterado incumplimiento de la concesión sobre obra pública».

Ayer, la Junta de Gobierno local desestimó el rescate que había propuesto la propietaria a cambio de cubrir el importe total de la hipoteca del edificio que asciende a 4 millones de euros. «El Ayuntamiento no va a rescatar a una empresa que desde el primer día está incumpliendo con sus obligaciones», apuntó Prieto. El concejal remarcó que «la vía no es el rescate, sino lo que quiere el gobierno es la resolución de la concesión».

El portavoz del ejecutivo recordó que «los daños han depreciado mucho el valor del inmueble». Según los últimos informes de los técnicos municipales, «los desperfectos son superiores a medio millón de euros». Desde el Ayuntamiento tienen asumido que esta situación la resolverá la justicia, pero el objetivo del Consistorio, cuando sea la propietaria, es «buscar un uso para el edificio y una salida para la gente que alquilada de manera legal en la finca».

Según explicó el concejal de Administración, a la tasación del inmueble se le debe restar el importe de todos los desperfectos ocasionados y no reparados, más el coste de los servicios de limpieza y seguridad añadidos.

Fotos

Vídeos