El Consell reactiva la reparcelación de la Marjal Pego-Oliva aunque sin especificar el proyecto

Imagen panorámica del parque natural de la Marjal Pego-Oliva desde el mirador de La Muntanyeta Verda. / ó. de la dueña
Imagen panorámica del parque natural de la Marjal Pego-Oliva desde el mirador de La Muntanyeta Verda. / ó. de la dueña

La Generalitat pondrá en marcha la ejecución tras 24 años paralizada y atiende la reivindicación histórica de propietarios y ayuntamientos

B. ORTOLÀ/R. ESCRIHUELA PEGO/OLIVA.

La reparcelación de la Marjal Pego-Oliva, una de las históricas reivindicaciones de ambos municipios, está más cerca de cumplirse. El Consell aprobó en el último pleno un decreto para reactivar esta actuación que quedó suspendida hace 24 años. Aunque de momento, no se han revelado las líneas maestras a seguir en este proyecto, ni el presupuesto ni los plazos de dicha actuación.

Lo único que se conoce a ciencia cierta es lo mismo que se sabía en el año 1970, cuando se promulgó la norma. Ésta servirá para delimitar el perímetro destinado al cultivo de arroz. También autorizará a la Conselleria de Agricultura a adquirir fincas para una posible permuta con los propietarios que actualmente las tienen en la zona calificada como espacio protegido. Y por último declarará que las mejoras de interés agrícola privado que se acuerden, gozarán de los beneficios máximos establecidos en la Ley de Reforma y Desarrollo Agrario; todo ello en el marco del PORN (Plan de Ordenación de los Recursos Naturales).

Según apuntan desde la conselleria, «como la dispersión parcelaria persiste en la zona, por razones de necesidad y eficacia se hace necesario continuar con el proceso comenzado en 1970».

Futuro del parque

El comunicado se hizo a tan solo una semana de la mesa redonda que se celebrará en la localidad pegolina el próximo sábado 27 de enero en la que se abordará la situación actual del parque natural así como las perspectivas de futuro. Un encuentro en el que participarán el diputado por Compromís Josep Nadal; las concejalas de Medio Ambiente de Pego y Oliva, Laura Castellà e Imma Ibiza; el director del Parque Natural, Joseba Rodríguez; y el presidente de la Junta Rectora del parque, Salvador Martínez. Una cita en la que propietarios, productores y los gobierno pegolino y olivenses esperan, «se puedan despejar dudas».

La edil de Medio Ambiente de la Ciudad Condal, apuntó que con esta decisión comienza la fase inicial de un «proceso largo, con cuestiones muy complicadas que resolver, pero que suponen el primer paso». Ibiza señaló que la decisión del Consell es «muy importante» ya que se trata de una «reivindicación continua de la junta rectora del parque».

La concejal explicó que Oliva tiene mayor zona de reserva natural, pero que la reparcelación resolverá los problemas del terreno con permutas por otras zonas que se puedan explotar como agrícola». Ibiza recordó que el principal problema son «la gran cantidad de minifundios» que existen.

Por su parte, el concejal de Agricultura de Pego, Andreu Dominguis, calificó de «necesaria» la medida tomada por el Consell. Aunque el edil aseguró que el consistorio pegolino desconoce la línea de actuación que va a seguir el estamento autonómico para llevar a cabo la concentración parcelaria, «sabemos que trata de un proyecto complicado, pero esperamos que se lleve a cabo sin pausa» .Quién si pidió un poco más de celeridad fue el presidente de la Comunidad de Regantes de las tierras arrozales de Pego, Elies Siscar quién aseguró que, tanto propietarios como productores «no pueden esperar más a que se solucione un problema que arrastramos desde hace tantos años». Según Siscar, la reparcelación «facilitará a muchos propietarios saber cuales son sus tierras, por lo que podrán apercibir un pago justo por arrendarlas».

Quienes también mostraron su satisfacción fueron algunos miembros de la Comunitat de Propietaris Amics de les Terres de la Marjal Pego-Oliva. Según comentaron «esperamos que al cumplirse esta reivindicación histórica se puedan cumplir nuestros derechos como propietarios, es decir, que se nos pague por el uso de nuestras tierras a las que se les está sacando un beneficio».

Tanto estos propietarios como Siscar y el concejal pegolino admiten que la reparcelación conllevará la pérdida de un pequeño porcentaje de tierras, «sucede igual que en un PAI, aún así, todos deben asumirlo, por el bien colectivo», indicaron.

Más

Fotos

Vídeos