«Cogí aire, entré y lo encontré sentado en el armario con todo el cuerpo quemado»

Las autoridades locales junto a los policías condecorados. / A. Oltra

El agente que arriesgó su vida por salvar a un hombre atrapado entre llamas recibe un reconocimiento junto a sus compañeros

LEYLA GALLEGO GANDIA.

A las 03.15 horas de la madrugada del 21 de abril, los agentes de la Policía Local de Gandia recibieron una llamada de emergencia en la que un hombre decía que una vivienda de la calle Calderón de la Barca estaba ardiendo en llamas. Cuando los oficiales llegaron al lugar encontraron a una de las víctimas que aseguraba que un amigo seguía en el interior de la casa.

En ese momento, Juan Bautista Gascón y José Alberto Martínez, los agentes que estaban al mando del suceso, decidieron que no podían esperar y que debían entrar a comprobar que lo que decía aquel hombre era cierto. Gascón se dirigió escaleras arriba y su compañero no dudó en hacer lo propio. El humo y las llamas habían invadido el habitáculo pero Gascón logró entrar a gatas.

Más

«Me adentré en las vivienda y pregunté varias veces si había alguien allí. Finalmente, escuché una voz que pedía auxilio desde el interior. Cuando llegué a la puerta de la habitación ví que estaba en llamas. Cogí aire, entré y lo encontré, sentado en el armario con todo el cuerpo quemado», narró el agente Gascón a LAS PROVINCIAS. No había tiempo para pensarlo, «cogí al herido por los tobillos y lo saqué a estirones de allí. En el zaguán del edificio me esperaba mi compañero y con su ayuda conseguimos bajarlo hasta la calle para que fuese atendido», prosiguió.

Tras la actuación, el agente Gascón tuvo que ser atendido por los servicios sanitarios y trasladado al hospital, donde estuvo varias horas en observación por la cantidad de monóxido de carbono inhalada. La víctima que logró salir con vida no tuvo tanta suerte. Tenía más del 70% del cuerpo quemado, un porcentaje muy elevado y difícil de superar para cualquiera, según apuntaron fuentes sanitarias. Los servicios médicos decidieron trasladarlo al Hospital La Fe que dispone una unidad de quemados, pero pese a la rápida actuación de todo el personal, el herido falleció unas horas más tarde.

Ayer, el día del patrón de la Policía Local, Sant Miquel Arcàngel, el Palau Ducal acogió el acto de entrega de méritos en el que los agentes que participaron en esta actuación recibieron un reconocimiento por parte de las autoridades municipales. El jefe de la Policía Local, Marc Cuesta, destacó el trabajo de todo el grupo que se personó aquel día y su capacidad organizativa. «Cada uno de ellos supo donde tenía que estar y por esa razón todo salió bien», añadió. Cándido Lozano, Eva Llopis, Lázaro Pérez y Noelia Santamaria fueron el resto de agentes homenajeados por el incendio de Calderón de la Barca.

Martínez, el otro agente que intervino en esa operación aseguró que con el tiempo se ha dado cuenta del riesgo que conllevó la decisión de volver a subir, «pero estoy seguro que si ocurriese de nuevo no lo pensaríamos y volveríamos a arriesgar nuestra vida», confirmó.

Además, el agente aseguró que en momentos como los que esta viviendo el país, «en los que se cuestiona la labor de las fuerzas de seguridad del Estado recibir reconocimientos de este tipo otorgan un valor añadido a nuestro trabajo», concluyó.

Junto a ellos, estuvieron muchos otros compañeros que también fueron condecorados por actuaciones similares realizadas en los últimos años en Gandia.

La alcaldesa, Diana Morant, agradeció a todos los cuerpos de seguridad la labor desempeñada en los últimos años, ya que en palabras de la primer edil «ahora los ciudadanos se sienten libres y seguros en nuestra ciudad». Morant aprovechó el momento para recordar a todos los presentes que la ciudad a logrado baja el índice de criminalidad después de un verano con un gran número de denuncias por actitudes incívicas en las calles.

Fotos

Vídeos