Cáritas amplía plazas en el CAI y Cruz Roja atiende a 3 personas durante la ola de frío

ROCÍO ESCRIHUELA

gandia. Las bajas temperaturas que registra la comarca desde el pasado viernes han encendido la luz de alarma en las entidades sociales y en los servicios de Bienestar Social del Ayuntamiento de Gandia con el objetivo de evitar que ninguna persona duerma en la calle. Así, el Centro de Atención Integral Sant Francesc de Borja que gestiona Cáritas ha aumentado sus plazas y Cruz Roja ha salido a la calle para ayudar a las personas sin hogar.

Ante esta situación, hace tres días se activó el protocolo de frío, que todavía permanece vigente ya que las temperaturas pueden continuar a la baja hasta el jueves. El presidente de Cruz Roja, Toni Martí, explicó a LAS PROVINCIAS que la entidad ha estado durante el fin de semana recorriendo la ciudad para ayudar a las personas que viven en la calle. «Hemos salido tres días y continuaremos en marcha para evitar que las personas sin hogar sufran las bajas temperaturas», indicó.

Martí reconoció que estos días solo han encontrado a tres personas, dos hombres y una mujer, pernoctando a la intemperie a las que han ayudado entregándoles mantas y bebida y comida caliente. Estas personas sin hogar han denegado la ayuda de los voluntarios para trasladarles a un lugar donde pasar la noche, ya que han preferido continuar en la calle. Martí destacó que se está realizando «un trabajo muy fuerte por parte del Centro de Atención Integral y de Cruz Roja para facilitar atención a todas las personas sin hogar».

Por su parte, el edil de Responsabilidad Social, Nahuel González mostró su satisfacción «por la reducción de personas que viven en la calle en Gandia y que se ha conseguido gracias a la coordinación y el trabajo de entidades como Cruz Roja, Cáritas y Bunyoleres Sense Fronteres con el Ayuntamiento». Según González, en las últimas salidas efectuadas por Cruz Roja y la Policía Local se habían contabilizado unas 20 personas viviendo en la calle, y este año el número es mucho menor, unas cifras que desvelan que «la situación está mejorando». «Se ha atendido a muy pocas personas y eso es un hecho histórico», apuntó.

Fotos

Vídeos