Cambro y Portal, fieles al naranja y al azul en los polares falleros de Tavernes

En la Falla Passeig predomina el color gris entre la gente más joven de la comisión. / lp
En la Falla Passeig predomina el color gris entre la gente más joven de la comisión. / lp

Hace años cada comisión se distinguía por un único color, pero actualmente algunas fallas visten de varios tonos y cambian con frecuencia

ROCÍO ESCRIHUELA TAVERNES.

Desde hace varios años en el mundo fallero se impuso la moda de los polares de colores para distinguir a cada comisión. Esta novedad llegó también a las seis comisiones de Tavernes y en la actualidad todavía continúa, aunque sólo dos fallas mantienen un único color. Las prendas de invierno aparcaron la tradicional blusa y dieron paso a un nuevo vestuario con chaquetas de forro polar, chalecos y cazadoras.

La mayoría de falleros ignoran el origen del color elegido o el por qué se optó por ese tono determinado, pero a pesar de ello, visten acorde a sus compañeros de comisión. El Cambro y el Portal son fieles a un color, naranja y azul, respectivamente.

En la falla ubicada en la calle Major, la comisión hace unos años decidió que el azul sería el color, y así lo transmitió a todos sus falleros. En un primer momento, era una tonalidad diferente, pero ahora ya se ha unificado el tono de azul y todos los miembros de la falla Portal lucen el mismo color en su vestimenta. Ahora, tanto el polar como la blusa fallera son azules para todos.

En la falla Cambro, son fieles al naranja y no es habitual encontrarse a alguien que vista con otro color. Así lucen todos juntos como una marea naranja. Aunque los falleros consultados desconocen el origen de la decisión, son fieles al tono predominante en la carpa de la calle Gabriel Hernández.

Hay otras comisiones donde no se casan con un único color. En los orígenes de esta moda, en el Passeig apostaron por el rojo, y así de brillantes lucían en el céntrico paseo de la localidad. Un polar con el escudo de la comisión bordado en el pecho, mientras que en la espalda algunos apostaban por la inscripción con su nombre. Con el paso de tiempo, el rojo ha quedado relegado. El negro y el gris han sido la apuesta de los últimos años, sobre todo entre la gente joven de la comisión. El cambio de color no fue por ningún motivo en especial, simplemente, por no repetir vestuario, y es que los colores los suelen cambiar constantemente. Además, entre la indumentaria de trabajo, los hombres del Passeig llevan un chaleco de color negro.

En la Falla La Via la apuesta es al rojo y al azul marino, aunque la decisión es libre de cada fallero. Si bien es cierto, que cada persona elige en función del tono que predomina en el casal porque «no hay nada definido». Polares azul marino y chalecos de color rojo es lo más habitual en la comisión del tren en los últimos dos años.

En la Falla Prado apostaron en un primer momento por el forro polar de color rosa, aunque con el paso de los años ha disminuido su presencia, y actualmente lucen también el azul marino. Un tono que además han elegido para la chaqueta de los falleros. En La Dula, también predomina el azul, pero en este caso, de color más eléctrico. Así de brillantes lucen niños y mayores de esta comisión vallera.

Más

Fotos

Vídeos