Cabrera y Escolano alcanzan la gloria Mundial en Londres

Héctor Cabrera y Juanvi Escolano celebran el triunfo ondeando la bandera de España. / lp

La medalla de bronce del olivense en lanzamiento de jabalina en la competición paralímpica encumbra al atleta y a su entrenador

SANTI ROCA GANDIA.

Héctor Cabrera cumplió en Londres con el sueño de colgarse una medalla mundial y lo hizo en un campeonato Paralímpico que hasta que el subió al podio había ofrecido cuatro metales a la delegación española. La suya fue la quinta del combinado nacional, pero el primer gran éxito de un atleta hecho a sí mismo, que como todos los que compiten en Londres, es un ejemplo de superación humildad y trabajo constante.

Sus primeras palabras fueron hacia su técnico a quien agradeció el esfuerzo de estos últimos años: «Le debo todo» dijo, para inmediatamente anunciar con orgullo que para Juanvi Escolano también habría una medalla después de la decisión del Comité Paralímpico Internacional de premiar a los técnicos. Cabrera reconoció estar «viviendo los mejores días de nuestras vidas».

Fue un día especial, con muchísimas felicitaciones, algunas especialmente emocionantes para Héctor. La su abuela, la más emotiva con el recuerdo a su abuelo, quien ejerció de padre y «me enseñó todo en esta vida».

Felicitación institucional

Pero las sorpresas no acabaron ahí, también pudo escuchar las palabras del alcalde de Oliva, David González, que en plenas fiestas de Moros i Cristians recordó a Héctor que en su ciudad sólo se hablaba ayer de sus éxitos, mezclados en tertulias con aroma al tradicional putxero.

El primer edil de su localidad destacó los valores del atleta: «Nos hace especialmente feliz su medalla de bronce en el Mundial, por los valores y la constancia que representa Héctor».

No menos emotiva fue la llamada del gran David Casinos, varias veces campeón olímpico y mundial con quien el olivense guarda una estrecha relación, puesto que han compartido diversas concentraciones: «Eres muy grande Héctor, sabes que en Moncada te queremos. Sabía que la ibas a liar», le dijo el atleta más laureado en la historia del deporte español.

Juanvi Escolano es la otra parte de esta historia. Un técnico joven pero que ha sabido prepararse a conciencia, primero en la universidad y luego a pie de pista, para ser ya una referencia entre los técnicos de la Federación Española. Su grupo de lanzadores arrasa allá donde compiten y Héctor Cabrera es la punta de lanza.

Los dos tocaron la gloria en Londres fundidos en un abrazo que es ya todo un símbolo de que no hay barreras que no derriben la constancia, el trabajo y la lealtad del trabajo en equipo. Hoy esperan Salort y Puig en Italia. Que siga la fiesta.

Fotos

Vídeos