En busca de la cuna del saber de Santa Maria de la Valldigna

Palacio del Abad y a la derecha, el Claustre Vell, junto al que se buscarán nuevos restos.
Palacio del Abad y a la derecha, el Claustre Vell, junto al que se buscarán nuevos restos. / ó. de la dueña

Los arqueólogos inician excavaciones en el cenobio de para sacar a la luz restos de la biblioteca o de otras estancias junto a la torre y Claustre Vell

Ó. DE LA DUEÑA SIMAT.

Los arqueólogos y los expertos en historia no pierden la esperanza y esperan que algún día salga a la luz la mítica biblioteca del Monestir de Santa Maria de la Valldigna, uno de los cenobios más importantes del Reino de Valencia.

Al parecer, la sala de lectura de este convento era amplia y era una de las que mayor conocimiento albergada de la Corona de Aragón. Esta estancia desapareció, como otros recintos del edificio de origen medieval, tras la Desamortización de Mendizaval, en 1835.

En ese año el inmueble pasó a manos privadas y comenzó su declive, hasta que hace algo más de dos décadas se impulsaron excavaciones y la recuperación paulatina del monasterio. El convento cuenta con varias estancias en pie, algunas incompletas, como el palacio del Abad o el Refectorio.

Mejor conservadas están la torre y la iglesia. Pero ahora, el Consell ha retomado los trabajos arqueológicos tras unos años de parálisis. El Servicio de Patrimonio de la Generalitat ha dado el visto bueno a unos trabajos de excavación en el entorno del Claustre Vell que arrancan en breve.

Este recinto abierto fue el original del convento. El cenobio comenzó a edificarse en el siglo XIII por orden de Jaume II, tras conocer la Valldigna. El monarca encargó la construcción al abad del monasterio de Santes Creus, de ahí que se trate de uno de los mejores ejemplos de Gótico Cisterciense.

Los trabajos se realizaran sobre una superficie de terrenos de unos 800 metros, como indicó el alcalde de Simat, Víctor Mansanet. El primer edil precisó que la intención es centrarse «en el sector este de la Sala Capitular», con el objetivo de rescatar restos del muro que cierra la parte oeste del Claustre Vell.

En estos terrenos se cree que había algunos edificios y que uno de ellos «sería la biblioteca». «No existe documentación o planos que digan cómo era el monasterio, ya que los fondos de la biblioteca de Santa Maria fueron trasladados al Convento de Zaidía, tras la Desamortización, y este convento ya no existe».

Por ello «las excavaciones son una aventura», añadió Mansanet. «Esperamos que vayan saliendo restos que den luz a la historia del monasterio y que, poco a poco, se pueda ir dando forma a uno de los edificios más importantes del antiguo Reino de Valencia». Los trabajos consistirán en la retirada de la capa vegetal hasta una profundidad que no dañe cimientos pero que sirva para extraer restos de las antiguas construcciones.

El monasterio se construyó en tres fases, la primera en el siglo XIV, conformando la estructura completa alrededor del Claustre Vell. Después, el cenobio sufrió una renovación como consecuencia del terremoto de 1396, y la segunda renovación fue a causa de otro seísmo en 1644, se crearon nuevas dependencias, ya en época barroca.

Más

Fotos

Vídeos