El futuro de la Safor pasa por la colaboración público-privada

Ximo Martí, Javier Cordellat, Diana Morant, Juan Carlos Moragues, Carlos Domingo, Concha Pastor, Gonzalo Zarranz y Rafael Juan. / Natxo Francés
Encuentro LP-Sabadell

El foro ‘Gandia en Obert’ deja en evidencia la falta de carreteras y enlaces ferroviarios en una comarca que posee infraestructuras obsoletas

ROCÍO ESCRIHUELAGandia

El ciclo de Encuentros LP-Sabadell, que organiza LAS PROVINCIAS en colaboración con la entidad bancaria, aterrizó el miércoles en la capital de la Safor para sentar en una misma mesa a las principales administraciones locales, autonómicas y estatales, junto a la empresa privada, y abordar las necesidades en materia de comunicaciones que necesita la comarca. Bajo el título ‘Gandia en Obert. Hacia una comarca excelente en economía, infraestructuras y comunicaciones’, se celebró el foro en la sede de Fomento AIC con la presencia de los principales empresarios de la Safor y de representantes políticos.

Los cinco ponentes que participaron en el foro moderado con Concha Pastor, delegada del periódico en la Safor y la Marina, coincidieron en el mismo mensaje: La colaboración público-privada es la clave para alcanzar la excelencia y la competitividad del sector empresarial y turístico comarcal. Un respaldo necesario para no frenar la expansión del vasto tejido empresarial asentado en la comarca, que ha visto como las infraestructuras no han avanzado al mismo ritmo que la industria, y están impidiendo abrir vías de comunicación con otros puntos de la geografía.

La alcaldesa de Gandia, Diana Morant, abrió el foro recordando que los primeros habitantes llegaron a la zona ya en la época del Paleolítico atraídos por la ubicación estratégica donde se asenta la ciudad. «Gandia está poblada históricamente desde la Cova del Parpalló», apuntó. «El territorio marca el desarrollo de las poblaciones allá donde se asientan, porque ese es el lugar donde desarrollar sus inquietudes. Gandia tiene playa, montaña, el río Serpis, barrancos... Todo lo que necesita una ciudad para desarrollarse como ciudad», destacó.

Fue en ese momento, cuando la primer edil recordó la desaparecida línea de ferrocarril Gandia-Alcoi y señaló que la playa de la ciudad, es la playa de las comarcas centrales, donde muchos de esos vecinos poseen su segunda residencia en la costa de la Safor. Todo esto derivó para hacer hincapié en que las infraestructuras que unen ambos núcleos «son obsoletas y frenan el desarrollo».

Nuevas inversiones para no perder potencial turístico

La comarca de la Safor es un destino turístico por excelencia, liderado por Gandia. Las carencia de infraestructuras también puede repercutir negativamente en el turismo. De momento, ya hay grandes obras en marcha encabezadas por el acceso sur al puerto de Gandia que dotará a esta zona portuaria de mayor competitividad y servirá para dar vida al Grau tras el traslado de la aduana que evitará el paso de camiones por allí. Un inversión hecha realidad gracias al Gobierno, que este invierno también ayudó con 500.000 euros a la regeneración del litoral de la Safor con aportaciones de arena y reparaciones de daños ocasionados por los temporales. La remodelación de esta área también vendrá de la iniciativa privada con una inversión de 6 millones de euros en el Club Náutico de Gandia con la llegada de una nueva concesionaria. En ferrocarriles, la duplicidad de la vía de Cercanías anunciada esta semana dará facilidades a los turistas para viajar hasta la capital de la Safor.

«Un vecino de Alcoi llega antes a Alicante que a la playa de Gandia. Hacia Alicante tenemos carencias en infraestructuras frente a otros destinos y Gandia debe tener las mismas infraestructuras. Tenemos que reivindicar las infraestructuras públicas que han de desarrollar las administraciones», recalcó.

El delegado del Gobierno en la Comunitat, Juan Carlos Moragues, destacó la presencia en la mesa de los tres sectores, y citó a Gregori Mayans para abrir su turno de palabra: «Para satisfacer las carestías hay que fomentar las comunicaciones». En su alocución, el delegado del Gobierno destacó a Gandia, su ciudad, por su «situación geográfica estratégica, ubicada en la centralidad de la Comunitat, y por este motivo, la tenemos que explotar, por las posibilidades que permite».

Moragues reconoció que «hay necesidades que satisfacer en la comarca» y recordó la cita del martes en Madrid con el sector empresarial para impulsar el Corredor Mediterráneo. Del mismo modo, horas antes de participar en el foro, Moragues participó en un acto en Valencia con el Ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, que anunció la duplicidad de la vía férrea entre Cullera y Gandia. Moragues destacó que «la doble vía es el primer paso para enlazar con el Tren de la Costa y traer hacia la Marina Alta y Alicante el tren».

El delegado hizo hincapié en la inversión estatal de 20 millones de euros de la nueva conexión hacia el puerto de Gandia con el acceso sur. «Una conexión importante que evitará la entrada de vehículos pesados por el Grau y ayudará a la movilidad y sostenibilidad», remarcó.

La voz autonómica autorizada llegó por parte de Carlos Domingo Soler, director general de Obras Públicas, Transporte y Movilidad de la Generalitat Valenciana. Domingo destacó la población de 180.000 habitantes que tiene la Safor, «una comarca con numerosos pueblos y a los que las administraciones deben satisfacer a todos y cada uno de los habitantes independientemente de que vivan en pueblos grandes o pequeños». Apuntó que él es el primero al que le gusta exigir, «porque los primeros que exigen son los vecinos que demandan una mejor comunicación, ya que ha habido un freno en el desarrollo económico».

Según, el director general de Obras Públicas, el freno se ha producido por culpa de la financiación que recibe la Comunitat. «Hay un desfase, un problema que afecta a todos los valencianos, porque la financiación que recibimos tiene repercusión a la hora de satisfacer a la comarca. Estamos en una secuencia de más de una década en la que la Comunitat está en la cola de España. Cada valenciano recibe de media al año 119 euros para inversiones, cuando la media nacional está en 185, y sin dinero es difícil invertir».

Desde el sector empresarial, participó como ponente Rafael Juan, director general de Dulcesol y presidente de FAES (Federación de Asociaciones de Empresarios de la Safor). El presidente de la patronal estructuró su primera intervención en tres partes: definir el problema de la comarca, enumerar las causas, y proponer soluciones. Según Juan «nuestra comarca ha llegado a esta situación derivada del excesivo paro. Mientras la construcción crecía, la industria y la agricultura iban en caída libre. Hoy la economía de la comarca está centrada en los servicios y en la poca industria que queda». Respecto a las causas de la crisis en la agricultura, destacó la falta de innovación y la poca inversión en los campos debido a las pequeñas dimensiones, porque son terrenos familiares de poca extensión. Por su parte, la industria «está dominada por empresas familiares vendidas por el impás del relevo generacional debido a la escasa profesionalización. El relevo generacional ha hecho fracasar algunas empresas de nuestra comarca».

También, en cierta medida, Juan culpabilizó de esta situación a la «visión política del pasado que no ha sabido velar por las empresas que teníamos en la comarca. No hubo preocupación por apostar por las empresas».

En cierta medida se lanzó con una propuesta de soluciones para cada sector. En agricultura apostó por buscar otros cultivos, mientras que destacó que «en la industria no será fácil la solución porque la Safor ha perdido competitividad ya que otras comarcas se han llevado más inversiones y ahora están mejor comunicadas y con polígonos más modernizados». Juan calificó las infraestructuras «como una necesidad importante para nuestro desarrollo», y emplazó a los presentes a leer la lista de 16 reivindicaciones que desde la patronal comarcal han exigido a las administraciones con el respaldo de la Confederación Empresarial Valenciana. Entre ellas destacó la circunvalación de Oliva, el Tren de la Costa y la autovía del Morquí.

También representando a la empresa privada acudió al foro Javier Cordellat, director territorial en la Comunitat del grupo TYPSA, recordando que «hubo un tiempo en que, acompañada de inversiones en infraestructuras, Gandia llevaba la delantera, pero ahora se han quedado anticuadas». Del mismo modo apuntó que hay infraestructuras «de grandísima potencia como la AP-7 que está infrautilizada» y recordó el fin de la concesión en 2 años, sin saber cual será su futuro.

Desde el punto de vista del sector de la ingeniería, Cordellat, insistió en que «muchas situaciones se han dado por la falta de planificación. Hay edificios vacíos por falta de presupuesto, carreteras que no se utilizan, y todo ello con inversiones muy potentes». El director territorial de TYPSA apostó por defender a su sector porque «en España salimos muy bien preparados de la escuela. A la ingeniería española se nos demanda fuera, aquí hay buenos ingenieros pero lo que nos falta es que nos demanden consultoría y estudios de viabilidad. Desde que se propone un proyecto hasta que se corta la cinta inaugural pasan 10 años. La iniciativa público-privada debe ir de la mano porque la administración puede hacerlo pero tiene medios limitados, y nosotros somos punteros en tecnología y tenemos medios, y eso la administración debe aprovecharlo». Cordellat insistió también en la importancia de las infraestructuras hidráulicas para el desarrollo de los territorios y apostó por la reutilización del agua.

El Tren de la Costa, centró parte del debate del foro. Moragues indicó que desde el Gobierno se apuesta por «potenciar y fomentar la infraestructura, pero en el estudio que se presentó hay 255 alegaciones, algunas opuestas y eso añade complejidad». Morant respondió que cuando el informe de Fomento señaló la no viabilidad socioeconómica del enlace ferroviario, «nos alarmamos, pero que tanto el ministro como el delegado de Gobierno digan que no hacen caso de ese comentario, es una magnífica noticia».

«Hay que prevenir infraestructuras no necesarias, pero otras, como ésta, son reivindicaciones históricas. No queremos que se vuelva a cuestionar su viabilidad. Hay territorios aislados. Un joven de la Marina no puede venir a estudiar al Campus porque hay ausencia de infraestructuras», remarcó la alcaldesa. «El tramo más importante es Gandia-Dénia, es prioritario, es una necesidad socioeconómica incuestionable y si no aparece en los presupuestos del próximo año, es un año más de retraso y de frustración», enfatizó Morant.

Para Domingo, la conexión ferroviaria debe ser fruto de un consenso de Fomento con Generalitat y los consistorios implicados. «Hay que consultar a los ayuntamientos que no tienen claro el concepto que tiene el ministerio porque a las poblaciones se les debe dar accesibilidad. Queremos infraestructuras, pero también queremos respetar el territorio».

Desde FAES recordaron que es necesario impulsar la renovación de las infraestructuras. Es vital terminar la CV-60, conocida como la autovía del Morquí, para conectar el tejido empresarial de las dos comarcas y luchar porque no se marchen las industrias a otros lugares. Juan puso como ejemplo su empresa: «Dulcesol está aquí por tema emocional, mi familia es de Vilallonga y tenemos voluntad y vocación de continuar aquí pese a las infraestructuras que tenemos. Por ello, es fundamental recuperar la competitividad porque teniendo potencial y talento, es una pena que las empresas se marchen».

Fotos

Vídeos