UGT asegura que el empleado sancionado continúa sin cobrar

Hace un mes se produjo el primer revés judicial para el Ayuntamiento de Villalonga cuando el juzgado de lo social número 9 de Valencia anuló la suspensión de empleo y sueldo de un funcionario que estaba de baja médica y que fue espiado por un detective. La sentencia, sin posibilidad de recurso, obligó al Consistorio a abonarle el salario que dejó de percibir en septiembre de 2017. Según señaló ayer el secretario territorial intercomarcal de UGT, Francisco Santisteban, el Ayuntamiento «no ha abonado al empleado las nóminas, por lo que pediremos la ejecución de la sentencia que ordenaba el pago inmediato». Santisteban señaló que si no cumple, «será imputado por desobediencia judicial».

Fotos

Vídeos