Arzobispado y Gandia zanjan año y medio de conflicto y reabren el Museu Santa Clara

El vicario Vicente Fontestad y la alcaldesa de Gandia, Diana Morant, en el centro, se dan la mano, ante representantes de la UPV, el Arzobispado y el ejecutivo. / àlex oltra
El vicario Vicente Fontestad y la alcaldesa de Gandia, Diana Morant, en el centro, se dan la mano, ante representantes de la UPV, el Arzobispado y el ejecutivo. / àlex oltra

El gobierno cede la Sala d'Homes de Sant Marc a la prelatura para que exponga el centenar de obras de arte de las Clarisas

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

Día histórico para el patrimonio en Gandia. El Arzobispado de Valencia y el gobierno local (PSPV y Més Gandia) sellaron ayer un acuerdo de paz tras año y medio de conflicto por la gestión del Museo de Santa Clara. Los representantes de ambos organismos han acordado la reapertura de este espacio museístico, lo que supondrá el regreso al antiguo Hospital de Sant Marc de casi un centenar de obras de arte centenarias.

La solución ha sido complicada y se ha dilatado en el tiempo. La gestión del museo, quién sería el responsable y cómo se financiaría, abrió una crisis a principios de 2016 que acabó con la retirada de todas las obras de arte del recinto por parte del Arzobispado. Cuadros, esculturas y joyas volvieron al Convento de Santa Clara.

Este museo abrió en 2015, tras más de una década de gestiones y reformas del edificio medieval. Gandia, durante años, financió la restauración de lienzos de las monjas con el fin de algún día exponerlas todas en una colección permanente. El éxito fue abismal. En marzo y abril de 2015 las colas eran continuas ante el deseo de vecinos de Gandia y la Safor de contemplar una de las colecciones más importantes de la Comunitat.

Pero la alegría duró poco y ante la falta de personal y la escasa capacidad económica del Ayuntamiento para contratar a expertos para el museo, debido al Plan de Ajuste, hizo que el Arzobispado de Valencia retirara las obras de arte para mostrar su malestar.

Tras año y medio buscando soluciones se ha llegado a una que satisface de pleno a la prelatura, como indicó ayer el vicario general, Vicente Fontestad.

El clérigo fue el encargado de imprimir la rúbrica que autoriza la vuelta de las obras al museo, y la alcaldesa de Gandia, puso su firma para ceder la Sala de Homes de Sant Marc al Arzobispado. Ahora todo cambia.

La gestión pasa a manos de la prelatura, que se encargará de nombrar a un director y a personal de apoyo, mientras que Gandia presta el espacio durante cuatro años, dará una ayuda de 30.000 euros y cederá la sala de acceso del MAGa como entrada al Museo de Santa Clara.

Pero, bajo la tutela del Arzobispado de Valencia, Santa Clara dejará de ser una «colección dentro del MAGa», como fue en su primera etapa «para ser catalogado como museo, algo que hasta ahora no había podido ser».

El responsable del Museo de Santa Clara será Joan Aliaga, que ya estuvo al frente del recinto en el momento de su apertura, en 2015. El profesor contará con la colaboración de la experta en patrimonio Nuria Ramón, ambos Doctores en Historia del Arte y profesores en la Universitat Politècnica de València.

Más actividades

Aliaga expuso ayer que, ahora como museo con entidad propia, se impulsarán actividades pensando tanto en la ciudadanía, como en el turismo, para que se conozca y se ponga en valor toda la obra que las religiosas han atesorado durante 500 años.

La colección que volverá a la Sala de Homes será la misma «aunque habrán cambios puntuales» para dinamizar la muestra. En principio se respetará el plan museístico que se elaboró para la apertura de 2015 y que tan buenos resultados dio, remarcó Aliaga.

Habrá casi un centenar de obras expuestas, entre ellas lienzos de Pau de Sant Leocadi, Nicolau Borràs, Vicent Macip o Joan de Joanes. Además de joyas y relicarios, destacarán tallas como los seis ángeles que había expuestos colgados y que atraían la atención de todas las visitas.

Más

Fotos

Vídeos