El arte para bebés aterriza en Gandia

Un bebé experimenta con formas geométricas sobre una superficie de volúmenes, con luces y espejos en el Espai de Telles de Castellón. / lp
Un bebé experimenta con formas geométricas sobre una superficie de volúmenes, con luces y espejos en el Espai de Telles de Castellón. / lp

El Consorci valenciano abre una sala con la que huye de los habituales talleres y aboga por un espacio fijo para que la relación con el talento arranque en la infancia La ciudad estrena el cuarto museo de niños de España para que contacten con geometrías, luces y colores

Ó. DE LA DUEÑA

gandia. Crecer junto al arte. Ver los museos como algo familiar desde la más tierna infancia; que recintos expositivos, contenedores culturales y salas de exposiciones estén en la vida de todas las personas desde sus primeras experiencias con los sentidos. Parece fantasía pero será una realidad en Gandia en dos semanas.

Todo esto sucede. Hay tres recintos en la Comunitat que albergan el Espai de Telles, una iniciativa pionera en España, impulsada por el Consorci de Museus de la Comunitat, que consiste en crear verdaderos museos para menores de tres años. Están en el Centre del Carme de València, el Museo de Bellas Artes de Alicante y el Espai d'Art Contemporani de Castelló.

En todos estos recintos hay una sala donde los pequeños hallan luces, volúmenes, sonidos y formas: un museo para ellos. Esta apuesta aterriza en Gandia de la mano del Consorci y con la complicidad del área de Cultura. La ciudad será, por tanto, el primer municipio de España, tras las tres capitales valencianas, en contar con una sala fija para niños de entre cero y tres años.

Luces y siluetas

Todo será algo nuevo para los pequeños: «La silueta de la mano de un niño de un año sobre una mesa de luz será, quizá, el primer contraste que vea y que, por tanto, descubra el silueteado de una figura sin darse cuenta». Estas son las palabras de José Luis Pérez Pont, gerente del Consorci de Museus. Este organismo desembarca en Gandia el día 27 de abril con su cuarto Espai de Telles, «todo un reto», precisó el responsable, ya que da el salto «a una gran ciudad tras las capitales».

Añadió que uno de los objetivos de este proyecto es «normalizar el uso de los museos en la vida cotidiana de las personas» y hacer los espacios accesibles a las familias y, por ende, a los bebés. El recinto estará ubicado en Espai Museístic Hospital de Sant Marc, en una sala del edificio medieval donde hasta ahora se han realizado talleres infantiles, justo de que lo huye Espai de Telles: «A partir de ahora será un museo para niños, para que ellos, sin guías, conozcan el arte y se familiaricen con él desde su más temprana edad».

Los técnicos del Consorci ya han visitado el recinto para tomar medidas y diseñar la superficie y los elementos que se instalarán en este museo para niños: luces, altavoces, espejos y figuras geométricas. Pese que este espacio será el cuarto en la Comunitat, su llegada a Gandia es todo un hito, ya que en España no hay instalaciones de este tipo.

Las valencianas son las únicas, según un estudio elaborado por el área de Educación y Didáctica del Consorci: «No hay salas específicas, como estas, donde los más pequeños descubran las manifestaciones, ya que no se trata de un recinto donde se organicen talleres, sino un espacio de crecimiento y de aprendizaje. Ahí está la gran diferencia».

Estos recintos son verdaderos museos para niños, espacios donde los más pequeños pueden conocer el arte sin casi percibirlo. Ver luces, formas, imágenes o sonidos. Contemplarse a sí mismos ante espejos u otros jóvenes: «Experiencias que se tienen que vivir antes o después y que pueden producirse en un museo».

Todo esto se materializa en salas de reducidas dimensiones donde los menores de tres años pueden moverse y toparse con colinas en la superficie, frente a luces o espejos. Todo encaminado a sentir esos primeros contactos con el arte.

Las tres salas existentes y la de Gandia, la cuarta, serán parecidas. Cambiarán la distribución y los colores. En la Ciudad Ducal habrá formas geométricas en la superficie en sintonía con las colinas que se creen con el material empleado.

El Espai de Telles viene precedido del éxito en el Centre del Carme, donde abrió hace un año y medio. En sus primeros doce meses pasaron 10.000 pequeños. Este ha sido uno de los factores del disparado aumento de visitantes en el Carme, un 150%.

Fotos

Vídeos