Un anciano de Benifairó lleva cuatro meses luchando para cobrar un premio de 35.000 euros

El afortunado depositó el cupón en abril en el banco, que no cobró el premio en la fecha prevista, y la ONCE le ha prolongado el plazo

ROCÍO ESCRIHUELA

Han pasado casi cuatro meses desde que Vicente M.C. fuera agraciado con un premio de lotería de 35.000 euros y cuyo cupón depositó en una entidad bancaria. Pero nada más lejos de la realidad, este vecino de Benifairó de la Valldigna de 87 años, en lugar de alegrarse por poseer el boleto agraciado, está sufriendo una auténtica pesadilla. Pues han pasado varios meses y todavía su libreta bancaria no refleja el dinero del premio y el plazo para cobrarlo ya ha caducado.

El pasado 3 de abril, este octogenario tenía un cupón de la ONCE del número 90.496 que resultó premiado con 35.000 euros. Ocho días después, depositó en la entidad bancaria de su localidad el cupón, formalizando un contrato de depósito de lotería con obligación del cobro. Nada relevante, si no fuera porque transcurrido el plazo reglamentario para recibir en su cuenta bancaria el ingreso, ese dinero todavía no ha llegado.

La avanzada edad del agraciado hizo que este delegará en sus dos hijos para hacerse cargo de las gestiones y poder finalmente celebrar que había sido tocado por la diosa Fortuna. La sorpresa para toda la familia es que hasta la fecha no ha obtenido una respuesta satisfactoria a modo de ingreso. Su hijo Vicente acudió en numerosas ocasiones a la entidad bancaria, pero nunca le dieron explicaciones sobre el retraso.

Cláusula del contrato

En aquel contrato que formalizaron las partes cuando depositaron el premio, existía una cláusula que impedía al cliente el retorno de la participación. Según el documento, la entidad bancaria «procederá a gestionar el cobro de los premios y a abonar su importe en la cuenta indicada, conservando para ello los billetes de lotería premiados objeto del depósito, que no podrán, ser restituidos al depositante».

Tras el paso de los meses y ante el cariz que estaba tomando el hecho en cuestión, la familia de Vicente recurrió a los servicios de un abogado. El letrado Eduardo Pastor formuló el pasado 6 de junio una reclamación a la entidad para solicitar el ingreso del premio en la cuenta indicada. Y así fue. Al día siguiente, la entidad realizó el ingreso de 35.000 euros. No obstante, el abogado reclamó los intereses del premio y los gastos de gestión, que no fueron abonados.

Cuando esta rocambolesca historia parecía que había llegado a su fin y aproximadamente mes y medio más tarde, la entidad se puso en contacto con el cliente para que pasara por la oficina a recoger el boleto premiado, ante el asombro de Vicente, que además vio como desde su cuenta de ahorro había desaparecido el importe del premio. Según explica Pastor «comunicaron a mi cliente que debíamos recoger el cupón, devolver a la entidad el dinero e ir nosotros a la ONCE a cobrar los 35.000 euros».

El anciano recibió el jueves un requerimiento notarial comunicándole que la entidad había depositado el cupón ante notario. El letrado y el hijo del premiado solicitaron la documentación acreditativa de los trámites de la entidad con la ONCE

Ayer, ambos recogieron el cupón, abrieron una nueva cuenta bancaria en otra entidad y acudieron a la oficina de la ONCE en Gandia para poder conseguir los 35.000 euros. Gestiones que no dieron sus frutos, porque debería haber solicitado el ingreso el titular de la cuenta y no el hijo.

Todo apunta a que esta historia tendrá en breve un final feliz, ya que una vez el anciano firme la autorización a su descendiente, el hijo podrá entregar el cupón e ingresar el dinero en la cuenta que desee. Ayer, recibieron un documento firmado por el director territorial de operaciones de juego de la ONCE. La nota reconoce que «la presentación por parte del cliente fue hecha en tiempo y forma en la entidad, y en cuya tramitación se ha producido la caducidad. Le comunico que esta Dirección, de forma excepcional, autoriza el pago del premio».

LASPROVINCIAS estuvo con ambos en la oficina de la ONCE donde hicieron los trámites para recibir el premio y comprobó que, según el reglamento, el máximo tiempo para cobrar son 10 días, y normalmente en apenas tres, los premiados han recibido el ingreso.

Ahora, la familia respira más tranquila, pero todavía continúa sin entender porque la entidad no cobró el cupón cuando lo depositaron.

Fotos

Vídeos