Los alumnos de La Font logran el realojo e iniciarán la semana en las nuevas aulas municipales

El Consell cede a la presión de las familias que se oponían a que los jóvenes acudieran al viejo Francesc Carròs por temor a más desprendimientos

Ó. DE LA DUEÑA

la font. Batalla ganada. Esa es la idea que pasa por las cabezas de los padres y madres de alumnos de La Font. Sus hijos iniciarán las clases este lunes en los locales alternativos que ha habilitado el Ayuntamiento ante la negativa de las familias de que los escolares siguieran en el viejo Francesc Carròs.

La Conselleria de Educación informó ayer por escrito al alcalde de La Font, Pablo Puig, de que las aulas que se han habilitado en diferentes edificios municipales ya cumplen con los requisitos y los estudiantes tienen permiso para entrar en ellas.

Las familias, la comunidad educativa y el gobierno local ven, por tanto, como el Consell cede a una presión que ha durado tres semanas y que se traduce en el cierre temporal del viejo colegio, con casi 60 años, y en la reubicación de los estudiantes en aulas seguras.

Los primeros escolares entrarán el lunes y está previsto que a lo largo de la semana accedan el resto de grupos. «Las obras de adecuación están casi acabadas y a finales de la próxima semana estarán, con toda seguridad, todos los estudiantes realojados», dijo Puig.

Las protestas arrancaron hace tres semanas. Los padres y madres decidieron que sus hijos no accedieran a esta antigua escuela ante los desprendimientos y los problemas arquitectónicos que se habían producido en las últimas semanas.

Aulas apuntalas e insalubres

La consellería de Vicent Marzà clausuró hace más de un mes dos clases en los sótanos por insalubridad y humedades, tras la denuncia de este periódico de su mal estado y de la carencia de un sistema de calefacción desde hace más de 37 años. A esto se sumó la aparición de una grieta en otra clase, lo que obligó a apuntalar y cerrar otras dos estancias.

Esto último fue la gota que colmó el vaso. Los padres decidieron no llevar más a sus hijos a este centro y protestar cada día. El Ayuntamiento ofreció habilitar aulas alternativas en la Escoleta, el Patronato y el Edificio Polivalente. El Consell envió a técnicos para evaluar los espacios y ayer autorizó el traslado de alumnos a estas estancias.

Más

Fotos

Vídeos