La alcaldesa pide a Alcara SL que mantenga a los trabajadores del Club Náutico de Gandia

La alcaldesa, Diana Morant, con los representantes de Alcara SL y el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia. / àlex oltra

Morant se reúne con la Autoridad Portuaria y representantes de la mercantil para exponer las peticiones del gobierno al proyecto

ROCÍO ESCRIHUELA GANDIA.

La alcaldesa de Gandia, Diana Morant, recibió ayer a los representantes de la empresa Alcara SL, la mercantil que opta a la adjudicación del club náutico de la ciudad. En esta cita, convocada por la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), en la que también participó su director, Francesc Sánchez, la primer edil propuso a la empresa tres peticiones del gobierno municipal a tener en cuenta en el proceso de negociaciones que han iniciado las partes.

En la reunión a tres bandas, Morant planteó a Alcara tres ejes básicos: mantener y ampliar la oferta deportiva, encajar el proyecto en el modelo turístico de la ciudad, y sobre todo, mantener a la actual plantilla de trabajadores.

La jefa del ejecutivo pidió que «en la medida de las posibilidades, se subrogue a la actual plantilla de profesionales y trabajadores del club náutico». Morant destacó que «muchos de los servicios que se prestarán ya se desempeñan actualmente y pueden ser realizados por los actuales trabajadores». La alcaldesa explicó que se trata «de más de 30 familias locales que, en muchos casos, han dedicado gran parte de su vida a la gestión del espacio y pueden aportar su experiencia y conocimiento a la nueva marina».

Punto de conflicto

El apartado laboral fue uno de los principales puntos de conflicto entre las dos candidatas a la concesión de las instalaciones portuarias. El mantenimiento de los puestos de trabajo fue una de las grandes reivindicaciones de la actual junta directiva y una propuesta que en su día plantearon a la empresa privada en las negociaciones para alcanzar un acuerdo antes de la decisión de la APV de descartar el proyecto presentado por el náutico.

En los documentos que ambos candidatos se remitieron durante el proceso de conversaciones, los actuales gestores solicitaron mantener los empleos como uno de los puntos clave del acuerdo. Sin embargo, la mercantil señaló por aquel entonces en un escrito que «Alcara no tiene intención de heredar la plantilla actual», aunque podría contar con personal que actualmente esté trabajando allí si lo consideraba oportuno. Este fue el principal punto de desacuerdo y así se lo hizo saber a la empresa la directiva que preside Daniel Vidal. En la respuesta indicaron que «no podemos dejar de indignarnos e incluso oponernos radicalmente, pues el valor de la plantilla actual está más allá de cualquier negocio».

Deporte y turismo

Otro de los aspectos por los que se interesó la primer edil fueron las actividades deportivas. Para la alcaldesa, el proyecto definitivo para la dársena debe «mantener o ampliar la actual oferta deportiva». De ese modo, apuntó, «los deportistas de remo, vela u otras actividades náuticas no se verán afectados por el posible cambio en la gestión del espacio público portuario». El club náutico posee una importante cantera de deportistas con una larga trayectoria de éxitos en todas las categorías.

Por último, Morant insistió en que la nueva marina «debe encajar perfectamente en el modelo turístico y de ciudad que quiere impulsar Gandia. Una apuesta firme por la calidad y ofreciendo un nuevo espacio, atractivo y con una oferta potente que ayude a dinamizar el turismo local y ofrezca un elemento más para desestacionalizar la oferta de la ciudad».

La intención del gobierno municipal con esta reunión, «no es otra que Gandia pueda estar presente en la negociación entre la APV y la empresa, antes de la adjudicación definitiva, para garantizar que el proyecto que se apruebe no suponga ningún paso atrás para la ciudad». Según el Ayuntamiento, tanto la APV como la mercantil, mostraron su predisposición a encajar las peticiones en su proyecto definitivo.

Más

Fotos

Vídeos