El alcalde de Oliva inicia reuniones con todos los partidos para zanjar la crisis de gobierno

González, cuando accedió a la alcaldía, junto a Vicente Morera (PP) y Àlex Salort (EU). / lp
González, cuando accedió a la alcaldía, junto a Vicente Morera (PP) y Àlex Salort (EU). / lp

David González se reunirá con Projecte Ciutadans para limar las asperezas surgidas al dar dos medias dedicaciones a los grupos de la oposición

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

El gobierno de Oliva se enfrenta a una crisis en pleno ecuador de la legislatura. La formación Projecte Ciutadans ha apretado las tuercas al ejecutivo al dejar dos concejalías por discrepancias con una de las últimas decisiones adoptadas por el pleno: conceder un sueldo a un miembro de cada partido de la oposición, PSPV y PP.

El ejecutivo no se ha roto, al menos eso es lo que afirman los partidos mayoritarios que lo conforman, Compromís y Projecte Ciutadans, pero la situación que se ha generado no es del agrado de nadie. La formación que lidera Blai Peiró anunció este martes, por escrito, que dejaba dos delegaciones: Turismo y Planteamiento Urbanístico.

El motivo es, según el concejal, el incumplimiento del Pacto de Gobierno firmado en 2015 y que permitió la formación de un ejecutivo formado por Compromís, Projecte Ciutadans, Gent d'Oliva y EU Acord Ciutadà. Los dos primeros partidos cuentan con cinco y cuatro ediles, respectivamente, mientras que los otros dos disponen de un regidor cada uno.

Unión del gobierno

Hasta la fecha, el ejecutivo ha estado unido, al menos de cara a la galería, pero la decisión de que la oposición tenga un sueldo ha encendido los ánimos en Projecte. Los partidos de la oposición venían reclamando más recursos para ejercer su labor, pero el Pacto de Gobierno de 2015 no contemplaba dinero para los ediles que no estuvieran en el gobierno que fuera el derivado de asistencias a plenos o a comisiones. Esta cifra ronda los 300 euros anuales.

Esta cantidad, para Peiró y su grupo es suficiente para «realizar oposición». «Debe tener salario quien trabaje por Oliva. Una de nuestras premisas para el pacto fue que las cosas tenían que cambiar. No podía haber gente cobrando durante décadas tanto en el gobierno como en la oposición», agregó.

Pero ante las peticiones de la oposición se acordó que en los presupuestos de 2017 se destinará una partida para que los grupos que no estaban en el gobierno «tuvieran el apoyo de personal de confianza durante media jornada». «El objetivo es que esa persona ayudara a los ediles, atendiera a los vecinos y trasladara quejas de la ciudadanía al gobierno y al resto de ediles», apuntaron desde el gobierno.

Esta decisión estaba tomada, pero la sorpresa llegó en el pleno del pasado 28 de septiembre. En esta sesión, PP y PSPV presentaron una moción en la que reclamaban que el dinero que se les asignaba fueran los propios grupos quienes decidieran a qué se destinaba, es decir, bien a personal de confianza o bien a lo propios ediles a modo de salario.

Apoyo de Gent d'Oliva

La propuesta contó con el respaldo del edil de Gent d'Oliva, Pepe Salazar, por lo que prosperó y ahora PP y PSPV tendrán salario, el correspondiente a media jornada; nómina y Seguridad Social. Esto ha desatado el malestar en Projecte Ciutadans que ha optado por abandonar dos de sus áreas de gestión.

Salazar argumentó su voto al entender que la oposición necesita recursos para su trabajo. Además dijo que en el Pacto de Gobierno se contemplaba conceder partidas económicas al resto de «grupos cuando la situación lo permitiera». «Cada formación es libre de destinar el dinero para hacer oposición cómo considere oportuno», añadió.

Peiró, por su parte, dijo que si alguien cobra del Ayuntamiento «debe trabajar por solucionar los problemas de los ciudadanos como hacemos todos». El edil dijo también que su partido mantiene diez de las doce delegaciones que ostentaba hasta el momento, pero que deja «dos para que el gobierno las pueda ceder a quienes a partir de ahora cobrarán un sueldo». Además, Projecte deja las tres tenencias de alcaldía: «No queremos cargos meritorios».

Reconducir la situación

Ante esta situación el alcalde de Oliva, David González, ha querido transmitir un mensaje de calma y precisó, que excepto las dos delegaciones que ha dejado Projecte, «todo sigue igual». El edil nacionalista anunció ayer que va a abrir una ronda de reuniones con todos los partidos «para reconducir la situación».

La primera cita será con Projecte Ciutadans, a quien ya le ha trasladado su intención de conversar. Pero las reuniones seguirán con el resto de formaciones del cuatripartito e incluso con la oposición. El alcalde reconoció que si se mejoras la situación tendrá que ser «bajo otros parámetros», pero consideró que es factible volver a la normalidad, eso sí, dialogando y pensando ante todo en los intereses de la ciudadanía.

Más

Fotos

Vídeos