ADELANTE, ES POSIBLE

Según los datos del padrón del año 2017, alrededor de un 20% de la población es mayor de 65 años. En esta edad, las necesidades empiezan a ser diferentes, más concretas y específicas. La imagen que todavía existe de ancianos de 65 años, que se dedican a pasear en soledad, a mirar las obras públicas, en matar, literalmente, el tiempo es errónea, afortunadamente.

Las personas de esa edad, a partir de esa edad, tenemos ilusiones, proyectos y esperanzas y mantenemos intacta una enorme porción de rebeldía, frente a la injusticia y a la deslealtad de los políticos que nos malgobiernan.

Somos críticos con las políticas del gobierno actual, que está provocando que nuestros hijos y nietos emigren al extranjero en busca de mejores oportunidades. Somos críticos con las políticas que generan sueldos de hambre y que han roto la esperanza de la juventud y quieren doblegar la fuerza de sus progenitores.

Por todo esto, y por más motivos que iremos desgranando en siguientes artículos, nace la Associació de Jubilats i Pensionistes de la Safor. Nuestro colectivo nace sin sometimiento a ninguna disciplina de partido, ni sindicatos, ni de credo religioso, pero no se confundan: no somos neutros. Sabemos lo que queremos y a dónde tenemos que dirigirnos, nuestros asociados tienen creencias y tienen ideología, pero estas no son determinantes en los principios de ASJP

El detonante de nuestro cabreo, ha sido el insultante aumento de nuestras pensiones, ese 0.25% que quiere humillar a miles de pensionistas y jubilados que tienen pensiones de menos de 500 euros. De ninguna forma y en ninguna pensión se puede tolerar un aumento que insulta a la inteligencia. Basta ya!

Nuestra fuerza está en los millones de votos que representamos, en la defensa de un Estado del bienestar mejor para todos, los jubilados de ahora, y los que lo seréis. La solución no es el bajar las pensiones máximas, sino aumentar las pensiones irrisoriamente bajas, aumentando los sueldos de los trabajadores, lo que haría aumentar las aportaciones a la Seguridad Social o destinando fondos públicos en las cantidades necesarias al fondo de pensiones. No al saqueo de la hucha de las pensiones.

Se pueden rescatar bancos a fondo perdido y autopistas, pero a los jubilados y pensionistas que han trabajado toda su vida, no. Exigimos unas pensiones mínimas iguales a SMI, y, por supuesto, que este salario mínimo se aumente a niveles de los países de nuestro entorno, Alemania con 1.498 euros o Francia 1.480 euros.

Y nos manifestaremos e increparemos al gobierno de la Nación, sea del signo que sea, si nos sentimos agredidos en nuestras pensiones o en las condiciones sanitarias o sociales. El Gobierno se ha convertido en adalid de la Constitución, pero por lo visto, sólo de los artículos que le interesa.

Tenemos que recordarle que hay que cumplir con toda la Carta Magna. Artículo 50 de la Constitución española: Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad. Asimismo, y con independencia de las obligaciones familiares, promoverán su bienestar mediante un sistema de servicios sociales que atenderán sus problemas específicos de salud, vivienda, cultura y ocio.

Basta ya. Nos tendréis siempre frente a vuestras injusticias, nuestra fuerza es la fuerza de la razón y nuestra lucha es por todos los ciudadanos, trabajadores hoy y jubilados mañana. Este lunes nos volvemos a concentrar frente al Ayuntamiento de Gandia, a las 11 horas. Lo conseguiremos. Adelante, es posible.

Fotos

Vídeos