Las Provincias

La Regional Preferente echa el cierre con una jornada de infarto para Gandia y Oliva

Jugadores de la UE Gandia y afición, durante el partido de hace dos jornadas contra L'Alcúdia. :: lp
Jugadores de la UE Gandia y afición, durante el partido de hace dos jornadas contra L'Alcúdia. :: lp
  • El Olagüe puede vivir una jornada histórica si el equipo de Cana se mete en la promoción y los de El Morer esperan una carambola para salvarse

En una jornada de transistores, como las de antes, donde también en Primera División se dirime el título en la última jornada, en el fútbol chico también habrá nervios hasta el final. En Regional Preferente, los dos equipos de la Safor, Gandia y Oliva, han llegado a la última jornada jugándose sus respectivos objetivos. Todo está en el aire aunque es razonable reconocer que el conjunto viola lo tiene más cerca que el azulón de El Morer que necesitaría una carambola de difícil ejecución. La Federación Valenciana, con buen criterio, ha querido disponer un horario unificado que no coincidiera con la lucha liguera de Madrid y Barça y de esta forma se jugarán todos los partidos a las seis de la tarde.

Para los gandienses la combinación es sencilla, aunque también tiene una dificultad añadida y es la de no depender de sí mismo. Es la tercera vez consecutiva que se planta la UE Gandia en la última jornada con opciones de conseguir el objetivo. Hace dos años, el equipo dirigido por Diego Miñana llegó al último partido necesitando ganar y esperando el tropiezo de su rival en Dénia, aunque no se produjeron los resultados esperados y quedó a las puertas tras una espectacular remontada. El año pasado, la promoción llegó también en el último suspiro gracias a su victoria en Jávea y a la derrota del Alcoyano en L'Alcúdia.

Caprichosamente, el destino ha querido que los tres mismos equipos vuelvan a verse implicados en la última jornada y el conjunto de la Ribera viaja a Alcoy donde aún recuerdan que en la campaña anterior quedaron fuera en aquel polémico partido en Els Arcs. Ahora, las tornas han cambiado y el filial blanquiazul podría truncar el sueño del conjunto de granero y de paso ayudar al UE Gandia que jugaría la promoción si gana al Contestano y el Alcoyano B puntúa, que es justamente lo que necesita para no descender a Primera Regional.

El club viola ha vuelto a movilizar a su masa social y espera que el Guillermo Olagüe registre una gran entrada tal y como ocurrió hace dos semanas. El Oliva por su parte necesita una combinación de resultados más difícil, aunque no imposible. Debería ganar en Atzeneta y luego esperar a que sus rivales directos pierdan y que tanto Canals como Atlético Alginet caigan resulta a priori difícil.

En todo caso, la esperanza es lo último que se pierde y los olivenses pelearán hasta el final. Además, indirectamente podrían hacerle un favor a la UE Gandia puesto que con el empate los gandienses también entrarían en promoción si ganan su partido.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate