Las Provincias

Un hombre muere en un incendio en Gandia tras refugiarse en un armario

  • La víctima ocupaba de forma ilegal la vivienda y falleció en el hospital tras sufrir quemaduras de tercer grado en el 80% de su cuerpo

gandia. Un hombre de Gandia murió ayer a causa de las heridas que sufrió tras incendiarse la casa que ocupaba de forma ilegal junto a un amigo, ambos de nacionalidad rumana. Las quemaduras de la víctima fueron de tercer grado y alcanzaron casi todo su cuerpo. La vivienda está situada en la calle Calderón de la Barca y, por el momento, se desconocen las causas que provocaron el fuego.

El hombre que falleció se refugió en un armario al ver las llamas. La víctima, de 43 años, vivía en este domicilio del distrito de Corea desde hace unos meses y hace tan sólo unos días dijo a agentes de la Policía Local que tenía previsto abandonar el inmueble.

El incendio, según fuentes del Consorcio de Bomberos, dio comienzo a las 3.15 horas de ayer viernes. El compañero de vivienda de la víctima fue quien dio el aviso a la Policía Local y Nacional.

En ese momento varios dispositivos de estos cuerpos se dirigieron hasta la casa en llamas. El fuego se inició en una de las habitaciones de la vivienda y, tanto las llamas como el humo, invadieron con celeridad toda la estancia. Esto hizo que el hombre fallecido sufriera, en primer lugar intoxicación por inhalación de monóxido de carbono, que atacó a sus pulmones, impidiéndole respirar.

Hasta el lugar del siniestro acudieron efectivos de Bomberos de los parques de Gandia y Oliva, un total de nueve operarios. Los agentes controlaron el fuego con rapidez y sacaron del armario al hombre, que ya, en ese momento, había sufrido quemaduras en el 80% de su cuerpo. Todas las heridas de tercer grado.

Los bomberos erradicaron las llamas y evitaron que alcanzaran otras viviendas de la misma calle, apuntaron las mimas fuentes. A la calle Calderón de la Barca llegó también una unidad del Servicio de Ayuda Médica Urgente (SAMU), que atendió inicialmente al hombre herido y a su compañero, por inhalar humo.

Los servicios médicos vieron que las heridas eran de tal nivel que decidieron remitirlo al Hospital La Fe. Este centro de Valencia dispone de una unidad de quemados, donde se trató nada más llegar al vecino de Gandia. Pese a la rápida actuación de los médicos y del personal sanitario poco se pudo hacer por el herido.

Los esfuerzos del equipo de la unidad de quemados no sirvieron para salvar la vida al hombre de 43 años, ya que el 80% de su cuerpo presentaba heridas de tercer grado. Estos niveles de quemaduras son muy altos para que un paciente pueda superarlas, según indicaron ayer fuentes sanitarias.