Las Provincias

Guardamar y Bellreguard estudian cerrar el punto de baño por falta de arena

Acceso al punto de baño para discapacitados que comparten Guardamar y Bellreguard. :: lp
Acceso al punto de baño para discapacitados que comparten Guardamar y Bellreguard. :: lp
  • Un escalón de casi dos metros separa el paseo de la playa y el ministerio promete que se reparará esta entrada antes del puente de Semana Santa

El punto de baño adaptado que comparten Bellreguard y Guardamar de la Safor puede que no esté activo durante la próxima Semana Santa. El fuerte oleaje de los últimos temporales de mar ha engullido dos terceras partes de la arena de estas playas y ha creado un escalón casi dos metros en algunos tramos.

La parte más afectada del litoral es donde está ubicado el punto de baño accesible. Este servicio lo utilizan tanto personas con alguna discapacidad, como gente mayor que no dispone de la movilidad suficiente para acceder a primera línea de playa. La costa de ambas localidades ha experimentado «una gran regresión de unos 15 metros», según apuntó la primera edil de Guardamar, Rosana Seguí.

Tanto Seguí como la concejal de Medio Ambiente de Bellreguard, Alícia Bohigues, acudieron este miércoles a la sede del Ministerio de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente , donde se entrevistaron con responsables del área de Costas. Las ediles fueron recibidas por el subdirector general de Evaluación Ambiental, Ángel Muñoz, a quien expusieron el problema de ambas playas.

Las representantes reclamaron que se hagan aportaciones de arena para devolver a las playas su aspecto original y que estén listas para Semana Santa, pero la sorpresa fue mayúscula cuando desde el ministerio se les comunicó que habrá que esperar a que el litoral se regenere por sí solo.

Tanto Seguí como Bohigues lamentaron que se actúe en otras franjas de la Safor y no en sus playas, donde hay socavones de casi dos metros. Ante esto, Muñoz explicó que se está trabajando en costas donde no había nada de arena y corría peligro el paseo marítimo e incluso algunas viviendas, como es el caso de Piles o La Goleta en Tavernes.

Actuación de urgencia

Las ediles exigieron en el ministerio, pese a todo, que se ejecute alguna actuación de urgencia para poder poner en marcha el punto de baño adaptado: «Hay un escalón de casi dos metros, si no se actúa habrá que cerrarlo en el puente de Semana Santa».

Frente a estos argumentos, Muñoz afirmó que se pondría en contacto con Demarcación de Costas en Valencia para ver qué se puede hacer. Sobre este tema, indicaron las ediles, se logró «un cierto compromiso», pero no tienen del todo claro que vaya a haber alguna actuación. El punto de baño accesible es también por donde entran las máquinas de la Diputación que realizan la limpieza de las playas, por lo que lo consideran imprescindible que esta infraestructura esté en marcha en el próximo puente festivo.

Sin embargo, fuentes del Ministerio de Medio Ambiente indicaron a este periódico que se ejecutarán las «obras necesarias tanto en estas localidades como en otras que sufren el mismo problema» para que las «personas con movilidad reducida puedan acceder a la playa en Semana Santa».

En el caso de Bellreguard y Guardamar, añadieron, el ministerio «va a reperfilar el escalón producido por los temporales y la playa va estar en buenas condiciones de uso durante el próximo puente».