Las Provincias

Comerciantes de Roís de Corella temen pérdidas ante el aumento de multas en el barrio de Gandia

  • Los empresarios alertan de que los vigilantes de la ORA sancionan a coches que exceden el tiempo y que la Policía Local interpone más denuncias

Los comerciantes del distrito Rois de Corella de Gandia han percibido un aumento en las multas por estacionamiento en el barrio en los últimos meses y piden a la Policía Local que sea «más flexible», ya que de lo contrario se dañará a los establecimientos del barrio.

Esta reclamación surgió en la última Junta de Distrito celebrada en esta zona de Gandia. El presidente de la Asociación de Comerciantes de Roís de Corella, Julio Cantó, advirtió a los responsables municipales, entre ellos la edil del PSPV Liduvina Gil, que se estaba sufriendo «un pequeño acosos».

El representante de los empresarios dijo que desde hace muchas semanas «aparcar en la zona azul» sale, en ocasiones «muy caro». Los clientes ponen sus tiques para poder estacionar y si se le pasa el tiempo, el vigilante de la empresa adjudicataria establece una sanción que asciende a tres euros, como establece la Ordenanza para la Regulación de Aparcamientos (ORA) y como ocurre en toda Gandia.

El problema viene, dijo Cantó, cuando, además de estos avisos, pasa un agente de la Policía Local de Gandia e interpone una multa adicional: «Algunos de los clientes del barrio que han estado en una peluquería, en una inmobiliaria o un supermercado cuando han llegado a sus coches se han topado con las dos sanciones».

El problema para Cantó es que las máquinas expendedoras de tiques admiten como máximo un euro, lo que impide que los usuarios de los establecimientos de la zona puedan estacionar «tranquilamente durante un espacio de tiempo prolongado». El aviso de la empresa que gestiona la ORA es de tres euros, que si se paga se evita sanción, pero la multa de la Policía Loca, añadió, puede ser de entre 50 y 100 euros, según le han comentado algunos de los clientes afectados.

Temor a las pérdidas

«Pedimos más flexibilidad. Este es un barrio que se ha visto muy afectado tras la marcha del hospital y si las fuerzas de seguridad son duras con nuestros clientes podemos sufrir muchas pérdidas», agregó Cantó.

En la Junta de Distrito, dijo el comerciante, se trató este tema y la edil Gil se comprometió a estudiarlo. Cantó también aseguró que hace unas semanas se entrevistó con la edil de Seguridad y Movilidad, Àngels Pérez, quien le explicó que la concesión con la actual empresa que gestiona el servicio concluye «en marzo».

Esto permitirá incluir novedades en el nuevo pliego de condiciones que beneficien a los vecinos y comerciantes del barrio, según explicó Cantó. Otro de los aspectos que se trató en el encuentro fue la posibilidad de reducir el horario de la zona azul en el barrio.

«En reuniones anteriores ya hemos hablado de este tema. Los comercientes necesitamos que esté operativo el servicio de la ORA, pero entendemos también a los vecinos». Por este motivo, prosiguió, hemos propuesto reducir el horario de pago sólo a las mañanas: «Con esto tendríamos la rotación de vehículos necesaria para que los establecimientos funcionen y los residentes podrían también hacer uso de la zona azul».

Flujo de visitantes

Cantó explicó que suprimir la ORA de forma definitiva sería lesivo para el barrio: «Hemos perdido un flujo de 1.500 personas desde que cerró el hospital, si también se eliminara la zona azul la gente tendría que aparcar en los parking de República Argentina o los Juzgados y sería el fin de los comercios de Roís».

El responsable de los comerciantes aseguró que se han tomado medidas que han ayudado a dinamizar el comercio, pero que aún así la marcha del hospital ha sido «un golpe muy duro». «El mercado de los martes viene muy bien, hay mucha actividad y se ve movimiento», precisó Cantó.

Recordó que el pasado septiembre se organizó el certamen Salsa al Roís, que trajo a Gandia durante dos días a grupos de baile de toda la Comunitat: «Este año se repetirán las jornadas con grupos de Valencia, Calpe y otras poblaciones», concluyó.

Gil, por su parte, dijo en el encuentro que las actividades que se realizaron en Navidad «fueron valoradas por vecinos y comerciantes de, que mejoraron sus ingresos. La edil del PSPV.

Música e informática

Recordó que la Universitat Popular de Gandia (UPG) organiza parte de sus cursos en el distrito, centrados en redes sociales e introducción a la informática. «Es una propuesta que hizo la Junta y que ya está en marcha» y añadió que «se pondrá en marcha un Coro de Gospel y Jazz gracias a la colaboración de la UPG».

Otro de los aspectos que se analizó fue el impacto positivo que está teniendo el mercado que se celebra todos los martes en el barrio, según se ha afirmado desde el departamento de Comercio. Gil destacó que ha sido un acierto, en lo que coincidieron tanto vecinos como comerciantes.