Las Provincias

El CB Tavernes se desplaza hasta Alicante para medirse al Lucentum

  • El conjunto de la Vall, que continúa colista, se enfrenta el domingo a un rival complicado que ha ido de más a menos según avanzaba la liga

El Sénior A del Club de Bàsquet Tavernes tiene un complicado desplazamiento hasta Alicante este fin de semana para verse las caras con el Lucentum en un choque fijado a las 19 horas del domingo.

El Lucentum era uno de los equipos llamados a estar en la lucha por el ascenso, pero ha ido de más a menos según avanzaba la liga. Las seis victorias y cinco derrotas lo sitúan en la parte media de la tabla, muy lejos de los conjuntos que lideran el grupo.

Los alicantinos, en la segunda jornada liguera, avasallaron al Tavernes en su feudo para imponerse por 57 a 72. Se espera ver a un Lucentum muy potente en su propia cancha ante el equipo de la Valldigna que sigue siendo el último en la tabla clasificatoria. Aún así, el Tavernes va a Alicante con buen ánimo.

El pasado domingo casi dieron la sorpresa de la jornada ante el Mutxamel. Los de Pedro Marco perdieron 58 a 63, pero mantuvieron durante todo el encuentro sus opciones de victoria en un partido que agradó al público vallero por la intensidad que puso el equipo.

El primer tiempo fue para los de la Valldigna 20 a 16, mientras que al descanso se llegaba con las espadas en lo alto y un electrónico con el ajustado 32 a 30. El último cuarto comenzaba con ventaja para los de la Vall por 52 a 47. Con ese panorama todo estaba en juego en el último periodo.

A los de la Valldigna les costó anotar y a falta de poco más de un minuto ganaban 58 a 57. Con 28 segundos por jugar, el marcador era de 58 a 59 y el balón en posesión de los locales. No aprovecharon el ataque y a partir de ahí ya se sucedieron una serie de faltas en defensa que el Mutxamel supo anotar desde la línea de tiros libres para asegurarse la victoria.

Una lástima el partido que se le escapó al Tavernes, pero el 2017 podría haber venido con una nueva dinámica más positiva en el juego vallero.

El Tavernes acudía a jugar con las bajas de Quique y Kike Company, mientras que Piti no pudo acabar el encuentro y se retiró por lesión.

Tras 12 jornadas disputadas, el conjunto vallero sólo ha sumado una victoria. La segunda vuelta comenzó la pasada jornada y los hombres de Pedro Marco necesitan empezar a ganar partidos para escalar posiciones en la tabla. El calendario no se presenta muy propicio. En la última jornada de enero y las dos primeras de febrero, el Tavernes deberá jugar tres partidos consecutivos a domicilio.

Derrota en la prórroga

El Sénior B también rozó la victoria ante el potente Aldaia en un encuentro que se jugó el sábado en el pabellón vallero. Los de Paco Cantus sorprendieron y aguantaron forzando incluso la prórroga. Al final del tercer tiempo el Tavernes ganaba 57 a 46. La ventaja se dilapidó en el último cuarto y a falta de tres segundos los de la Valldigna fallaron el ataque cuando el marcador reflejaba un empate a 65 puntos.

La prórroga ofreció cinco minutos para olvidar por parte de los locales. Todo el juego demostrado durante el partido no sirvió para nada en el tiempo de prolongación. Los últimos 15 tiros libres del Tavernes no entraron y finalmente sucumbieron 70 a 79.

Mañana jugarán a las 18 horas en Alcàsser. Se enfrentan los equipos que ocupan los puestos 10 y 11 de la clasificación. El equipo que gane tomará oxígeno y se separará de los puestos de descenso.

Por su parte, el Sénior C recibe el domingo, a las 12 horas al Verger, en un encuentro que se prevé muy igualado entre dos equipos que no andan nada finos en la competición liguera.

El Sénior femenino retomará la competición el domingo en la cancha del Pego.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate