Las Provincias

La fiscalía investiga la obra de peatonalización del centro de Villalonga que pagó el Consell

  • La Policía Judicial acude por sorpresa al Consistorio y requisa el expediente de los trabajos que costaron 3,5 millones de euros

villalonga. Un grupo de agentes de la Policía Judicial acudió ayer por sorpresa al Ayuntamiento de Villalonga. Los efectivos fueron enviados por la Fiscalía de Valencia y su cometido era «llevarse toda la información sobre la peatonalización centro» de la localidad, como indicó el alcalde, Enric Llorca.

Estas obras se ejecutaron durante el mandato del exalcalde Juan Ros, del PP, y se costearon con ayudas de la Conselleria de Agricultura. Estos agentes dependen de jueces, magistrados y del Ministerio Fiscal y su labor es obtener pruebas de posibles delitos que investigue cualquier sección de la judicatura.

En este caso, los efectivos se personaron a media mañana y estuvieron en el consistorio hasta pasadas las 14 horas. Los policías iban vestidos de paisano, pero eso no evitó que se formara un gran revuelo en el pueblo ante la presencia de varios turismos en la misma puerta del consistorio.

Expediente completo

Los agentes se identificaron ante el alcalde y la secretaria del consistorio y mostraron el documento firmado por la Fiscalía: «Venían a por el expediente de la peatonalización del centro, que se llevó a cabo bajo los gobiernos del Partido Popular».

El PP gobernó la localidad desde 2003, durante dos legislaturas. En esos años, el exalcalde Juan Ros impulsó obras de recuperación del patrimonio, como el Gran Casino, pero también la peatonalización de más de treinta calles.

Esto último es lo que investiga la Fiscalía. Al parecer, el Ministerio sospecha que se pudo cometer algún delito «en la entrega de ayudas o en la concesión de los trabajos a la empresa», añadió Llorca, quien dijo que teme que todo «esto esté relacionado con la trama Gürtel».

El alcalde aseguró que la secretaria entregó todo el expediente a los efectivos, desde 2008, y que se marcharon sin dar más explicaciones. El primer edil, del PSPV, agregó que estas obras tuvieron un coste de 3,5 millones de euros y que las subvenciones no llegaron en la época de Ros.

«El exalcalde pidió dinero a los bancos para pagar a la constructora. Las ayudas tardaron en cobrarse, fue en 2015». Esto generó elevados gastos a Villalonga que abonó intereses por este proceso. De hecho, añadió en 2016 se liquidaron 200.000 euros que debían del IVA de esta actuación. Esta obra también ha generado polémica durante el mandato de Llorca, ya que su gobierno pagó el aval a la constructora, 125.000 euros, pese a los numerosos defectos que hay en las calles.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate