Las Provincias

El San Francisco de Borja de Gandia atiende a 300 personas sin hogar

El edil Nahuel González y el presidente de Cáritas. :: à. oltra
El edil Nahuel González y el presidente de Cáritas. :: à. oltra
  • El centro de acogida reparte en lo que va de año 6.000 comidas entre gente sin recursos y facilita hasta 5.500 servicios de ducha

El Centro de Atención Integral (CAI) San Francisco de Borja de Gandia ha atendido a casi 300 personas sin hogar en los diez primeros meses de 2016. Así lo anunció ayer en rueda de prensa el edil de Responsabilidad Social, Nahuel González, y Eduardo Mahiques, director de Cáritas en Gandia.

Aunque tanto González como Mahiques destacaron que estas 290 personas son aquellas que reciben ayuda en el CAI, pero que en la ciudad existen muchos más individuos que no tienen un hogar. El director de la ONG manifestó que tanto «los servicios sociales, como la policía local, se encargan de ayudar a estas personas que todavía no conocen la existencia del centro» por lo que no hay cifras exactas de los individuos sin hogar. Desde estas áreas se está realizando un recuento de todos los que viven en la calle.

Del informe, en la convocatoria a los medios, se explicó que desde el mes de enero hasta el mes de octubre, el CAI ha repartido más de 6.700 comidas, 5.500 desayunos, 5.300 meriendas o más de 4.000 cenas. Además, las cifras también contemplan 920 servicios de lavandería y 400 de ropero, es decir beneficiarios a los que les han prestado ropa. En higiene, los servicios de ducha solicitados para las personas sin hogar han ascendido a más de 5.500.

En Gandia, el 90% de las personas atendidas son hombres, mientras que el 10% restante son mujeres, de quienes han destacado que es «mayor su vulnerabilidad» ante estos acontecimientos.

El edil responsable del área comentó que el consistorio está trabajando junto a los voluntarios para ayudar «a las personas que acaban teniendo que vivir en la calle, y el drama que ello supone para estos». «Tenemos que hacer que en Gandia haya más recursos, aunque muchas personas no se dejan ayudar, pero existen programas para intentar reinsertarlos en la sociedad», señaló González. Mahiques destacó que por «desgracia, cada vez hay más jóvenes» en esta situación.