Las Provincias

Fomento debe a Gandia 728.000 euros para obras desde hace una década

  • El gobierno local acuerda reclamar la deuda al ministerio para invertir en el acceso norte a la ciudad y en mejorar las entradas a Alcodar

El gobierno de Gandia (PSPV y Més Gandia) reclamará al Ministerio de Fomento más de 728.000 euros. El ejecutivo local pretende invertir esta cantidad en mejorar el acceso norte a la ciudad y la entrada al polígono Alcodar. El Gobierno adeuda esta partida económica desde hace casi una década y desde el consistorio han decidido reclamarla para poder llevar a cabo inversiones en infraestructuras.

El portavoz del gobierno, José Manuel Prieto, explicó ayer que este dinero forma parte de un convenio que se suscribió en 2007 entre el ministerio y Gandia. El acuerdo se alcanzó con el fin de llevar a cabo mejoras en la antigua travesía de la N-332, ya que esta vía atravesó la ciudad hasta mediados de la década de los 90.

De las inversiones que se realizaron en ese momento y en los años sucesivos, quedan pendiente de gasto casi 729.000 euros. «En aquel momento se creó una comisión de seguimiento para supervisar los trabajos, formada por dos técnicos de Fomento y otros dos del Ayuntamiento de Gandia», relató el edil.

En estos momentos, los operarios designados por el gobierno local ya no están en activo, por lo que se ha nombrado a otros dos interlocutores. Se trata del coordinador de Urbanismo, Vicent Mascarell, y el funcionario Josep Blasco. «Ellos serán los encargados de retomar las conversaciones con el ministerio y negociar para que el dinero que se debe a Gandia llegue cuanto antes», añadió. El objetivo del ejecutivo local es que el Gobierno incluya cuanto antes la cantidad que se adeuda en los Presupuestos Generales del Estado para que se pueda derivar a Gandia.

«Es una cantidad significativa y con ella se pueden llevar a cabo obras de calado para mejorar infraestructuras», agregó. Prieto explicó que cuando la ciudad disponga de este dinero lo destinará a dos obras pendientes: «Acondicionar la entrada norte a la ciudad, la avenida de Valencia, y a mejorar los accesos al polígono Alcodar».

El edil resaltó la necesidad de ejecutar estas dos actuaciones. En el caso de Alcodar, dijo que se trata de una «reclamación histórica» de las empresas establecidas en este polígono y que el gobierno quiere respaldar a los establecimientos, ya que se trata de una de las áreas comerciales más importantes de la ciudad. Los accesos a esta zona industrial han presentado algunos problemas en los últimos años y los empresarios han reclamado mejoras tanto en las infraestructuras como en la seguridad. Entre las peticiones del sector destacan viales más amplios y entradas mejor señalizadas.

Otro de los propósitos del ejecutivo es adecentar el acceso norte de la ciudad. Se trata de la avenida de Valencia, vía que conecta el municipio con la variante de la N-332. En este caso, el gobierno considera que la entrada requiere una mejora sustancial para acabar con algunos de los problemas que genera el elevado tráfico que soporta la avenida, sobre todo en la época estival.

Muchos turismos que dejan la N-332 pasan por esta vía para acceder a municipios del sur de la Safor, lo que hace que sea muy transitada y se produzcan desperfectos.