Las Provincias

Los promotores del PAI Marenys de Tavernes exigen la depuradora para iniciar el sector

  • El gobierno afirma que trabaja para retomar el proyecto de la estación de agua residual y reconoce la importancia del plan urbanístico para la Vall

Los promotores del Plan de Actuación Integral (PAI) Marenys 2A de Tavernes temen que la actuación no se lleve acabo en los próximos años si no se construye la depuradora de la playa y si no se habilita una red eléctrica. Los representantes de entidades bancarias con terrenos en el Sector Marenys 2A de Tavernes mostraron su interés por saber en qué punto se encuentra la ejecución de este plan después que el Pativel concediera una prórroga de cinco años a este tipo de sectores, a partir de 2017.

Este plan urbanizador, considerado de gran valor estratégico para el turismo de la Vall, afecta a la franja costera entre la actual playa y Xeraco. El agente urbanizador es Calviga, que hasta la fecha no ha ejecutado la obra porque se encuentra condicionado a la construcción de una estación depuradora y a la adecuada electrificación del plan urbanístico.

Desde el consistorio señalaron que hasta la fecha el agente urbanizador «no ha mostrado demasiada presión» en el sector, mientras que los bancos que tienen terrenos en esta zona han hecho público su malestar por el retraso varias veces, sobre todo con la nueva norma urbanística que entrará en vigor.

El problema para los propietarios reside en que este sector se encuentra dentro de la franja de protección de 500 metros ante el litoral marítimo que marca el Pativel. Si en cinco años no se lleva a cabo el sector, podría paralizarse definitivamente.

Se da la circunstancia de que el Sector Marenys 2A es relevante para Tavernes, ya que en él se programa la última franja sin edificar en la Vall. Para la costa vallera es de vital importancia poder ejecutar este sector que permitiría la creación de un paseo marítimo y una nueva ordenación que permitiera crear suelo hotelero.

El responsable del área Urbanística en Tavernes, Josep Llàcer, indicó que hasta que no se resuelvan los condicionantes en el suministro no se puede ejecutar el sector. «Estamos trabajando para poder llevar a cabo el acuerdo por el que la Generalitat se comprometía a realizar una estación depuradora», aseguró. «En principio se programó una gran estación y ahora tratamos de ser más realistas buscando que esté más proporcionada a lo que marca el Pla General de Ordenación Urbana», detalló el edil.

Reuniones de trabajo

La semana pasada se mantuvo una reunión con los responsables de la estación depuradora para presentar un nuevo proyecto más acorde con las necesidades reales. La depuradora que propone el gobierno local sería un 30% del proyecto inicial y podría ampliarse. «El coste estaría entre 16 y 20 millones frente a los 40 iniciales. Esperamos que se nos apruebe el nuevo proyecto para comenzar los trámites de expropiación de los terrenos en los que se ubicará», añadió.

El edil nacionalista reconocía la importancia de ejecutar el Marenys 2A «es un plan muy estratégico para Tavernes y su turismo», a la par que no descartaba una posible prórroga si en estos próximos cinco años no se podía lograr la adecuada electrificación del sector con una nueva línea y la construcción de la depuradora en las inmediaciones de la Séquia la Bova.

Hasta la fecha, el agente urbanizador no ha incumplido con el plan marcado, aunque está sometido a los condicionantes externos para ejecutarlo. Por ahora no ha habido ni renuncia, ni incumplimiento. Este sector, conocido también como Sector 17, afecta a unos 560.000 metros cuadrados y en él se proyectó una primera línea en la playa con un paseo marítimo, un gran parque central y zonas deportivas y hoteleras que se combinarían con unas 2.500 residencias familiares.