Las Provincias

Tavernes vuelve a celebrar las fiestas en dos fines de semana tras el fracaso de este año

Un grupo de vecinos durante la celebración de la procesión del Cristo en las fiestas de Tavernes de la Valldigna. :: lp
Un grupo de vecinos durante la celebración de la procesión del Cristo en las fiestas de Tavernes de la Valldigna. :: lp
  • El grueso de la programación festera prevista para el ejercicio de 2017 se aglutinará los días del 8 al 10 de septiembre y del 15 al 17

El municipio de la Valldigna ha decidido retomar el antiguo modelo de fiestas patronales, al menos en lo que respecta a los días en los que se celebrarán los principales actos festivos.

De esta forma, la capital vallera cambia lo que ya cambió de sus fiestas. Si el pasado año el equipo de gobierno de Jordi Juan (Compromís) realizaba una consulta mediática con una escasa participación en la que se basó el cambio de las fiestas en 2016, ahora ha decidido modificar los días de fiestas ante el aluvión de críticas que se produjeron tras las actividades que se celebraron el pasado mes de septiembre.

Los actos festivos se centraron en cuatro días, de jueves y hasta el domingo, ya que era la opción mayoritaria que surgió tras la consulta popular, porque, de hecho, quienes participaron en aquella encuesta mediática se mostraron partidarios de concentrar las fiestas en cuatro días.

Pero el resultado fue que el cambio no gustó a casi nadie. La procesión de la 'Baixada del Crist' se celebró el sábado antes de las fiestas patronales y no hubo programación. Actos como las charangas, las paellas o los disfraces se amontonaron. El concierto de figuras del rock, que se hizo un jueves, no tuvo el éxito esperado y contó con un escaso público para la inversión que se realizó. Además, la participación en las calles engalanadas o el baile de disfraces fue muy baja, respecto a otros años. También actividades como el concierto de la banda o los bailes populares se tuvieron que desplazar a semanas posteriores al no tener espacios libres en las fiestas patronales.

Todo ello ocasionó un desencanto entre la ciudadanía. De ahí que ahora el ejecutivo vallero cambie lo que cambió y apueste por concentrar las fiestas de 2017 en dos fines de semana. Será del 8 al 10 de septiembre y del 15 al 17 cuando se aglutine el grueso de la programación de las fiestas patronales del próximo año.

«No ha funcionado»

La concejal responsable de Fiestas, Encar Mifsud, así lo mantenía en el pleno celebrado la noche del lunes en la Vall. De hecho, explicó que el cambio ahora acordado, «viene por sugerencias de la gente en las que se pide que se hagan las fiestas en dos fines de semana».

La propia edil reconocía que se había demostrado que la «opción de cuatro días no ha funcionado» y confiaba en que realizar los festejos a lo largo de dos fines de semana podía tener un mejor resultado para todos.

Desde las filas de la oposición, el PP se abstuvo y el PSPV se mostró partidario de concentrar las fiestas en dos fines de semana. No obstante, criticó al gobierno de Compromís de no hacer ninguna consulta popular. «La participación ciudadana no ha estado presente en este cambio en las fiestas de 2017», comentó Pilar Altur. Es más, la edil reprochó al ejecutivo de Compromís el hecho de que no se hubiese convocado al resto de partidos políticos con representación municipal para hacer una valoración de las fiestas de la pasada edición con el fin de poder hacer aportaciones ante los festejos del próximo ejercicio.

Estas palabras no sentaron muy bien al ejecutivo pues la responsable del departamento de Fiestas se defendió y argumentó que la decisión de cambiar el modelo de fiestas a dos fines de semana llegaba tras atender y escuchar a la opinión de los ciudadanos en la calle y en las redes sociales.

La concejal Encar Mifsud reconoció que a veces los cambios no dan el resultado esperado.