Las Provincias

Gandia planea invertir 10 millones en mejoras urbanas en cuatro años con ayudas europeas

  • El gobierno local crea un grupo de trabajo formado por colectivos sociales y empresariales para fijar las proyectos que necesita la ciudad

El gobierno de Gandia (PSPV y Més Gandia) aspira a realizar inversiones de hasta diez millones en la ciudad en los próximos cuatro años. Para ello, el ejecutivo va a solicitar una ayuda europea que le permitirá realizar una rehabilitación urbana global hasta 2020.

El objetivo es mejorar barrios, ampliar zonas verdes, dinamizar la economía local, potenciar la participación de colectivos sociales y empresariales y poner en marcha políticas de inclusión de los colectivos más vulnerables. Todo ello contando con una vasta representación social: empresarios, vecinos, colectivos sociales, medioambientales y culturales.

Para llevar a cabo los proyectos, que aún están por definir, la ciudad solicitará una partida de cinco millones de euros de Fondos de Desarrollo Regional (Feder), dentro del capítulo Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (DUSI). Esta iniciativa permite a municipios de más de 20.000 habitantes pedir estas ayudas.

Pero para ello hay algunas condiciones. Una de ellas, y la más importante, es que el municipio tenga capacidad económica para aportar otra cantidad similar. Es decir, Gandia pedirá cinco millones y debe aportar otros tantos, apuntó ayer la alcaldesa, Diana Morant.

«Esto supone que la cifra de inversiones que podría realizar Gandia en los próximos años se puede duplicar si se percibe esta subvención de Europa», precisó la primera edil, que compareció junto a la vicealcaldesa, Lorena Milvaques.

La concejal de Més Gandia destacó, precisamente, que la ciudad «ahora puede solicitar una ayuda de este tipo, al tener capacidad económica para reunir el resto del dinero», una premisa fundamental para obtener el dinero. Las ediles detallaron en qué consiste la iniciativa y qué se pretende hacer con el dinero si Gandia lo percibe.

Ambas remarcaron que no se trata de ayudas «para simples reformas de calles», sino una actuación para que una ciudad asuma «retos de futuro como afrontar el crecimiento desde tres vertientes: inteligente, sostenible e integrador».

Morant explicó que el proyecto ha comenzado a debatirse ahora y que tiene por delante mucho tiempo para poder concretar cuáles serán las actuaciones que se realizarán si se logra la ayuda.

Para determinar las iniciativas que se pondrán en marcha se ha impulsado una comisión de trabajo, denominado Grupo Local de Apoyo Sectorial. Está integrado por representantes de los ámbitos social, económico, asociativo, cultural, ambiental e institucional.

Mesas de estudio

El grupo de seguimiento se estructura en tres mesas sectoriales: economía y empleo, cohesión social, y territorio y medio ambiente. Todas ellas trabajarán para desarrollar una visión sobre el futuro y definirán cuáles son las necesidades de la ciudad para los próximos años.

En la primera sesión celebrada este jueves, se lanzaron las primeras propuestas. En la segunda, que tendrá lugar el 16 de noviembre, se seleccionarán prioridades y se definirán las grandes líneas de actuación. En la tercera, se pondrá encima de la mesa las conclusiones y se presentará una primera versión del proyecto.

El proceso de elaboración del documento contará con la supervisión de una empresa experta en presentación de proyectos a la Unión Europea para que, junto a los técnicos municipales, oriente en la investigación de los objetivos específicos a los que va dirigida la ayuda y dirija el trabajo para crea un proyecto competitivo para Gandia.

La alcaldesa remarcó que se trata de un proyecto de futuro, lo que ha motivado al gobierno a contar con actores de todos los colectivos de la ciudad: «El Ayuntamiento de Gandia ha decidido elaborar su propia Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible y Integrado, contando con la participación activa de los ciudadanos».

La edil matizó que independientemente de las ayudas de la Unión Europea, «este proyecto es fundamental, porque permitirá tener viva la visión global de la realidad territorial de la ciudad, una herramienta indispensable para la gestión de un municipio».

«Mirar hacia el futuro»

«Todo esto nos obliga a empezar a mirar hacia el futuro con la ambición y la necesidad de tomar decisiones y consensuar una política conjunta que nos vuelva a convertir en un destino competitivo, adaptado a la modernidad y cómodo para los vecinos y turistas que, año tras año, nos visitan buscando la calidad que ofrecemos», apuntó Morant.

Milvaques destacó otras ideas. Incidió en que la iniciativa «significa un impulso para los mecanismos de participación a la hora de elaborar una estrategia de ciudad». El proyecto que se presente «será consensuado, compartido y establecido con los principales agentes de la ciudad».

Finalmente, Milvaques resaltó que con esta iniciativa «la ciudad pone en marcha una estrategia propia de la ciudad que queremos y que revertirá las situaciones de urbanismo depredador anteriores, para caminar hacia una ciudad nueva más dinámica, integradora y amable». «Supondrá un gran esfuerzo pero estamos convencidos de que el trabajo valdrá la pena», concluyó la vicealcaldesa.