Las Provincias

Tavernes amenaza con denunciar a la CHJ si no repara los caminos Bova y Tancat

  • El gobierno afirma que reclamará en los juzgados el arreglo de las vías si la entidad no acaba con las grietas de los márgenes de la acequia

El equipo de gobierno de Tavernes (Compromís) está dispuesto a reclamar a la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) que repare los caminos de la Sèquia de la Bova y el Tancat y no descarta hacerlo por la vía judicial si no actúa en breve.

Estas dos vías rurales, que discurren en paralelo a una acequia que desagua en el cauce del río Vaca, presentan un estado lamentable, ya que hay grietas y desprendimientos. Esto genera un enorme malestar entre los agricultores de la zona.

Ante esta situación, el ejecutivo ha decidido poner toda la documentación de la que dispone en manos de un «bufete de abogados de prestigio». El objetivo es que el grupo de letrados estudien si es viable querellarse contra la CHJ por no actuar en los caminos afectados y realizar las labores de mantenimiento a las que están obligados.

En ambos caminos hay grietas y los propietarios de las parcelas de cultivo de los alrededores han denunciado en varias ocasiones el peligro que esto supone a la hora de acceder a los huertos para recolectar las naranjas.

Ante esta situación, los agricultores han mostrado su malestar en varias ocasiones. La última ha sido esta misma semana, como publicó LAS PROVINCIAS. Los propietarios de los terrenos advirtieron de que esta campaña se enfrentan a «elevadas pérdidas económicas» por el «mal estado» de estas dos vías rurales.

El problema radica en que ha llegado el momento de recoger los cítricos y ningún almacén de la zona se quiere hacer cargo de comercializar esta fruta, por el peligro que supone para un camión acceder por estos caminos y retornar cargado de toneladas de naranjas.

Además, el tráfico en estos caminos está prohibido desde hace tiempo por el riesgo de desprendimientos en la acequia. Las vías son de propiedad municipal, pero las reparaciones corresponden a la Confederación, ya que esta entidad es la responsable de los cauces y los males del camino se han generado por el escaso mantenimiento del cauce y de sus márgenes.

Acciones de urgencia

El alcalde Jordi Juan se reunió hace unos días con los agricultores afectados y les transmitió que reclamaría a la CHJ que asumiera su responsabilidad y reparara los caminos cuanto antes. Los propietarios de las parcelas pedían que las grietas que hay en los caminos se rellenaran con hormigón, pero esta opción es poco segura y podrían aumentar los daños en sólo unos meses.

Ante esta situación, el primer edil ha confirmado que pondrá el caso en manos de abogados y si la CHJ no responde con celeridad a las reclamaciones reclamadas por del gobierno local para reparar los caminos y poderlos abrir a la circulación, iniciarán acciones legales.