Las Provincias

Empresarios y gobierno reactivan el Patronato de Turismo tras el fracaso de Gandia Protur

  • La entidad, que estará dirigida por Olatz Megía, contará con aportaciones de las asociaciones y el ejecutivo prepara los nuevos estatutos

Los empresarios del sector turístico de Gandia y el gobierno local (PSPV y Més Gandia) han decidido recuperar el Patronato de Turismo. Este organismo ha estado paralizado desde el año 2012 y ahora se reactiva con la intención de definir nuevas políticas que sirvan para atraer más visitantes a la ciudad y atender las reivindicaciones de los establecimientos de la playa.

La recuperación del Patronato certifica el fracaso de la empresa mixta de turismo Gandia Protur, que se impulsó en el año 2009, durante el segundo mandato del socialista José Manuel Orengo y que fue generando una elevada deuda en los años sucesivos.

El nuevo Patronato estará dirigido por una gerente. Este cargo lo ocupará la técnico de turismo Olatz Megía, que trabajó en Protur con los dos directores que tuvo la mercantil: Alberto Suárez y Carlos Bolta. La decisión de reactivar el organismo se tomó en la Mesa de Turismo que se celebró en la playa de Gandia. En ella estuvieron presentes la alcaldesa de Gandia, Diana Morant; el concejal del PP Pepe Just; el edil de Ciudadanos, Ciro Palmer, y el asesor de Més Gandia Emili Morant.

Como no podía ser de otra forma acudió una buena representación de los empresarios. En la sesión participaron el presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo de la Safor (Asemhtsa), José Manuel Navarro; el presidente de la Asociación de Hoteleros (Aehgs), Vicente Frasquet; el representante de Aloga, Jorge González; el presidente de la Asociación de Agencias de Viajes, Daniel Gadea; la representante de los campings de Gandia, Juana Peiró, y el presidente del Círculo de Economía de la Safor (CES), Ramon Soler.

Colaboración del sector

Esta nueva etapa del Patronato no sólo pretende contar con la opinión de los empresarios, que también integran el organismo, sino se espera de ellos colaboración, como apuntaron fuentes del gobierno. Los propietarios de establecimientos de la playa de Gandia «hará aportaciones, puntuales y modestas» para ayudar al Ayuntamiento en la promoción.

Para dar forma al nuevo Patronato, a partir de ahora y de manera conjunta, «se iniciará un proceso de revisión de los estatutos para determinar las fórmulas que se aplicarán y decidir la composición del organigrama». El actual documento data de 1990.

El gobierno espera que el Patronato sirva como herramienta para potenciar la cogestión público-privada en materia de turismo sin la necesidad de crear un organismo que se escape del control de la administración, como fue Gandia Protur.

Iniciativa de Orengo

El exalcalde Orengo creó esta mercantil de la mano de los empresarios, que aportaron miles de euros de capital a cambio de acciones, cantidades que fueron retornadas. Protur formaba parte de la red de empresas de Iniciatives Públiques de Gandia (IPG), que fue matriz de otras entidades dedicadas al deporte, la comunicación o la vivienda.

La vida de la empresa fue más bien corta, poco más de tres años. Hasta 2011 estuvo dirigida por Alberto Suárez. Además de atraer visitantes a Gandia y firmar convenios con touroperadores, la mercantil promocionó el patrimonio local y la vinculación de la ciudad con la familia Borja.

Con la llegada del Partido Popular al gobierno local en 2011 las cosas cambiaron. El exalcalde Arturo Torró nombró gerente a Carlos Bolta, quien regentó la mercantil tan sólo un año. La acuciante situación económica de la ciudad obligó al ejecutivo popular a liquidar las empresas ligadas a IPG, entre ellas Gandia Protur, y dejar activa sólo la matriz.

Pero, aún así, desde Iniciatives se siguieron gestionando buena parte de las políticas turísticas, todas ellas encaminadas a organizar actos en la playa, conciertos y eventos deportivos, y a buscar acuerdos con touroperadores de toda Europa y Asia. Todo esto incrementó la deuda de Protur durante 2011 y 2012 y la de IPG en los años posteriores.

El modelo de gestión turística desde una empresa pública se ha demostrado, por tanto, poco útil en Gandia por varios motivos. Por una parte por los cambios de criterio según el gobierno de turno, y por otra por la facilidad de generar deuda y el poco control que se ha podido ejercer sobre una empresa pública pero externa al Ayuntamiento.

En la Mesa de Turismo, Morant destacó la importancia de promover el Patronato «con el fin de tomar decisiones conjuntas entre la administración local y el sector». La Agencia Valenciana de Turismo, dijo la primera edil, «también apuesta por la cogestión publico-empresarial».

«La intención es que el sector privado también decida hacia dónde quiere que vaya el sector turístico», añadió.

En la sesión fue donde se propuso que Megía sea la gerente, idea que contó con el apoyo de los representantes políticos y del sector turístico, indicaron desde el gobierno. Morant señaló que Megía «hace siete años que está trabajando por el turismo de la ciudad y conoce perfectamente el sector».

Sin costes adicionales

«Este nombramiento no supondrá ningún sobre coste en el Ayuntamiento, ya que la técnico ya percibe un sueldo de IPG. Además, la plaza del funcionario Vicent Llorens, que dirige ahora la Marina Real de Valencia, no se ha cubierto, dijo la alcaldesa.

Por otra parte, la Mesa de Turismo abordó la puesta en marcha del sello de calidad Sicted (Sistema Integral de Calidad Turística), una herramienta que garantiza la calidad de los establecimientos hoteleros, hosteleros y comerciales.

El sello les exigirá unos mínimos de calidad para poder formar parte de las propuestas y ofertas turísticas que exportará el Ayuntamiento en ferias y acuerdos con operadores turísticos. Por último, se habló de la Gandia Convention Bureau, que supone que la ciudad esté incluida en un circuito de destinos turísticos de reuniones y de congresos.

Por otra parte, desde el Partido Popular de Gandia negaron ayer que el Patronato haya estado inactivo. El edil Pepe Just aseguró que durante la pasada legislatura el organismo se reunía de forma puntual, «una vez al año como establecen los estatutos». Además lamentaron la actitud del ejecutivo: «El gobierno ha estado dos años sin convocar el organismo y, por tanto, incumpliendo su propia normativa».