Las Provincias

El patio de La Carrasca de Oliva es del colegio

El patio del colegio y la vivienda colindante. :: R. escrihuela
El patio del colegio y la vivienda colindante. :: R. escrihuela
  • Gobierno y oposición polemizan por la construcción de una valla que separa una vivienda de la zona de recreo de un centro escolar

El gobierno de Oliva y la oposición polemizaron ayer tras la construcción, por parte del consistorio, de una valla que separa el patio del colegio La Carrasca de una vivienda ubicada en la calle Cavall Bernat. La casa en cuestión tiene un acceso secundario al domicilio por la zona de recreo del centro educativo.

Desde el PP, el edil Salvador Llopis denunció que el pasado lunes, el personal del Ayuntamiento alzó la verja sin previo aviso a la propietaria. En varias ocasiones, desde el consistorio habían mantenido reuniones con la vecina para poner fin a un conflicto que dura ya varios años. El popular comprende que en la actualidad «no es normal que una vecina esté dentro de un patio de un colegio», pero indicó que esto no era manera de solucionar un problema que atañe al colegio, a los niños y a la propietaria.

Llopis manifestó que con esta verja, el Ayuntamiento «ha encerrado a la vecina como una gallina en un corral». El PP apuesta por recuperar un proyecto, redactado en mayo del año pasado, con un presupuesto de más de 30.000 euros que incluye retrasar la puerta del colegio hasta el linde con la vivienda. Este plan, además, comprende un saneamiento de la red de aguas pluviales.

Quejas del AMPA

La concejal de Educación, Yolanda Pastor, por su parte, aseguró que esta valla se había colocado tras las quejas de la comunidad educativa, tanto desde la dirección del centro como del AMPA. Pastor explicó que desde hace diez años hay protestas por el uso que la propietaria hace del acceso directo a su vivienda por el centro escolar.

El pasado mes de octubre, unos padres presentaron una denuncia porque un niño había caído dentro de la casa, tras apoyarse cuando únicamente una mosquitera separaba ambos lindes. La edil manifestó que desde su concejalía «se tiene que velar por la seguridad de los niños y que la vall ha sido la única solución».

Pastor también remarcó que en 1965 se expropiaron los terrenos para la construcción del colegio y desde entonces esa zona «pasó a ser de dominio público pero de uso exclusivo escolar».

Desde el CEIP La Carrasca, por su parte, agradecieron la actuación del gobierno local ante un problema de seguridad que se arrastraba desde hace mucho tiempo.