Las Provincias

Gandia multará con 300 euros a los dueños de mascotas que no recojan los excrementos

Un joven recoge los excrementos de su mascota. :: j.r.
Un joven recoge los excrementos de su mascota. :: j.r.
  • Agentes de la Policía Local de paisano vigilarán los barrios y sancionarán a los propietarios de perros que dejen heces en la vía pública

El gobierno de Gandia (PSPV y Més Gandia) quiere acabar de una vez con los excrementos de perros en la vía pública. El consistorio anunció ayer que pone en marcha una campaña de concienciación para que los dueños de animales recojan las heces que dejan sus mascotas. Esta iniciativa comporta sanciones que pueden llegar a los 300 euros, como indicaron ayer la concejal de Mediación y Convivencia, Àngels Pérez, y el edil de Gestión Responsable de Territorio, Xavi Ròdenas.

Los miembros del gobierno destacaron la necesidad de impulsar esta campaña con el fin de controlar el aumento de defecaciones caninas en la calles de la ciudad. Pérez destacó que el «gobierno que tiene mucho respeto por los animales como ha demostrado desde el minuto uno de la legislatura».

«Dentro de este respecto, también se encuentra el civismo y la necesidad de velar por el correcto comportamiento de los propietarios de perros», agregó. De esta manera, el plan de trabajo se basará en la concienciación los dueños de perros a la hora de mantener la ciudad limpia.

La intención es acabar con los comportamientos incívicos de algunas personas que no recogen los excrementos de sus animales en la vida pública.

Para ello se cuenta con la ayuda de agentes de la Policía Local. Durante los últimos días, ya se ha empezado a controlar varias zonas de la ciudad por parte de efectivos municipales vestidos de paisano, para detectar los malos comportamientos. En un primer momento, los agentes controlarán a los animales y en caso de que haya «irregularidades o malos comportamientos» informará al propietario de la mascota de sus obligaciones. En caso de persistir en el comportamiento incívico, los agentes multarán al propietario del animal.

Ródenas indicó que se trata «de otra medida plural y transversal que afecta a varios departamentos, porque tiene incidencia en la convivencia de los ciudadanos y en la limpieza de la ciudad». «Tenemos cerca de 14.000 perros de compañía en Gandia y la medida pretende resolver este problema», agregó el edil.

«No hay soluciones mágicas, todo se basa en civismo y hay que lograr que los propietarios de animales tomen conciencia de los inconvenientes que generan a otros vecinos cuando no recogen los excrementos de la calle cuando pasean a sus mascotas», apostilló.

«La gran mayoría de los propietarios cumplen las normas y son muy respetuosos con el trato que dan a sus animales pero si un 10% de los dueños no lo hacen, provocan un problema al resto de la ciudadanía, ya que generan muchos excrementos».