Las Provincias

El Consell promete acabar con los puntos negros de la travesía de Tavernes

Los responsables del Consell y ediles de Tavernes, durante la visita a la travesía. :: lp
Los responsables del Consell y ediles de Tavernes, durante la visita a la travesía. :: lp
  • Los directores de Obras Públicas y Movilidad visitan la Vall para conocer las molestias que genera la CV-50 y buscar soluciones

El Consell buscará soluciones a los problemas que presenta la travesía de la CV-50 a su paso por Tavernes de la Valldigna. El subdirector general de Movilidad, Obras Públicas y Transporte, Josep Llin, estuvo ayer en la Vall junto con el director territorial de Carreteras, Vicente Serrano, para informarse de las molestias que genera la vía y del elevado tránsito que sufre la población al verse atravesada por la CV-50.

Los responsables autonómicos estuvieron acompañados por los concejales de Urbanismo, Josep Llàcer, y Seguridad Ciudadana, Llum Sansaloni, así como por técnicos de distintas consellerias y del consistorio de Tavernes. Recorrieron la travesía vallera, donde se concentra un denso tránsito que se sitúa entorno a los 15.000 vehículos diarios. La visita fue precisamente en una jornada de jueves, que es el día en el que se celebra el mercadillo semanal y hay una mayor afluencia de vehículos por la carretera vallera al estar el centro urbano cerrado al tráfico.

Puntos conflictivos

Según el ejecutivo de la Vall, la visita sirvió para «recorrer los puntos más conflictivos y para buscar una solución a los problemas que genera la circulación», con el fin de facilitar a los vecinos poder cruzar la travesía con «seguridad y que los vehículos tengan una mayor fluidez a su paso por Tavernes, pero no una mayor velocidad».

Los representantes del Consell escucharon las propuestas de los ediles del consistorio e indicaron que algunas posibles acciones pasarían por dar prioridad a «calmar el tráfico, buscar una mejor ubicación para los autobuses, los semáforos y los pasos de peatones de toda la travesía».

Desde Tavernes, el edil Llàcer espera que se solucionen «lo más pronto posible» estos problemas que sufren los vecinos de la Vall. La visita no contó con una convocatoria para los medios de comunicación, aunque posteriormente sí que se remitió un comunicado de prensa por parte del gobierno local.

En mayo, LAS PROVINCIAS ya publicó las diez medidas que el consistorio vallero proponía al Consell para tratar de mejorar el tráfico ante el retraso que sufre la necesaria circunvalación de Tavernes. Estas propuestas pasaban por desplazar los pasos de peatones en la rotonda de Els Sequers, donde en los últimos meses se han producido varios atropellos.

Bordillos y rotondas

Otra petición del ejecutivo vallero era realizar un bordillo de mayores dimensiones en la zona ajardinada de la Bien Pagà con el fin de proteger más a los viandantes. Desde Tavernes se reclama además habilitar más rotondas en la misma travesía a la altura de la calle Major, Divina Aurora, Portalet y donde está previsto ejecutar la zona industrial del Cambro, todo con el fin de redistribuir el tráfico.

El consistorio también solicitó la reparación de las aceras entre la intersección de la calle Major y Alfandech, así como situar en esta zona un paso de peatones en forma de Z a lo largo de la carretera. Otro paso similar se pedía entre las calles Molí y Vergeret. El consistorio pretende que se sitúe un nuevo paso de peatones en la Casa de la Cultura, pero alejado de la curva que realiza la travesía.