Las Provincias

Sanidad coloca en el hospital a una exedil del PSPV imputada

Ana García.
Ana García. / J. Ribes
  • La socialista Ana García ejerce como mediadora y tiene un despacho junto a la gerencia, aunque sigue percibiendo su salario de enfermera

La Conselleria de Sanidad ha buscado acomodo en el hospital Francesc de Borja de Gandia a una exedil del PSPV. Se trata de Ana García, que fue concejal de Economía varios años durante los mandatos de José Manuel Orengo y estuvo en el grupo socialista durante la pasada legislatura.

La exregidora está investigada por la Audiencia Provincial y por un juzgado de Gandia, junto al exalcalde de Gandia y otros miembros de los gobiernos de Orengo. Los socialistas están inmersos en varios casos, todos ellos relacionados con presuntas irregularidades económicas.

Pese a ello, la conselleria que dirige la socialista Carmen Montón ha colocado a García en un puesto de relevancia en el hospital. La exedil ejerce como «mediadora de personal», según ha podido averiguar este periódico y como ella misma confirmó hace unos días.

García cuenta con una sala para desarrollar su trabajo en la zona noble del Francesc de Borja, es decir, donde está los despachos del gerente, del director médico y de los responsables de enfermería, tanto del hospital como de atención primaria, entre otros.

Pese a que García está junto al equipo directivo, su trabajo es «sólo de apoyo». «Es como una asesora de la dirección del hospital», señalaron fuentes de Sanidad. Aún así, no se ha creado cargo alguno, sino que se trata de un puesto de respaldo a la gerencia.

Plaza en Corea

La exedil ha dejado, por tanto, su plaza en el Centro de Salud de Corea, donde se incorporó tras salir del gobierno local después de las elecciones municipales de 2011, en las que el Partido Popular ganó por mayoría absoluta. Pese al cambio de ubicación laboral, las mismas fuentes han señalado que García «percibe el mismo salario y que no tiene una retribución extra por haber entrado a colaborar con el equipo directivo del hospital».

Tras la llegada de Montón a Sanidad, se especuló mucho sobre quienes serían las personas que ocuparían los cargos directivos del Francesc de Borja. Uno de los nombres que sonaba era el de García para asumir la dirección económica, pero desde el PSPV descartaron el nombramiento al estar investigada en dos procesos.

Tanto García como Orengo están inmersos en dos asuntos judiciales. El primero es el Caso Innova. La audiencia de Valencia investiga por qué el gobierno local, donde la socialista era titular de Economía, destinó los casi cinco millones de subvención a la caja única del consistorio y no al pago de la obra del centro de investigación, ya que se trataba de una ayuda finalista. De hecho, el exalcalde y la exedil fueron a prestar declaración.

Por otro lado, también está investigada en el caso de los créditos. Los tribunales cuestionan que las corporaciones socialistas pidieran préstamos a los bancos o realizaran operaciones de tesorería sin la autorización del Consell. Ambos temas fueron puestos en conocimiento de las autoridades judiciales por el PP de Gandia.

Sin embargo, otra demanda que interpusieron los populares contra García, el conocido caso de las mariscadas fue archivado el pasado mes de mayo. La exedil dijo en su momento que el resto de procesos se resolverán de idéntica forma.

Desde el hospital de Gandia guardan prácticamente silencio sobre la llegada de García. Aunque la mediadora está en este cargo por voluntad expresa de la gerencia del área de Salud, que regenta Ximo Miñana, desde el centro fueron muy escuetos. Este periódico preguntó por la función de García, su salario y en qué espacio del recinto tenía su despacho. A todo esto sólo respondieron: «García no tiene ningún cargo directivo en el departamento de salud. Es una enfermera que está en comisión de servicio en el hospital».

Quien fue mucho más clara fue la nueva mediadora de personal del hospital. Hace tan sólo unos días, García confirmó a este periódico que ha dejado su plaza de Corea «temporalmente» para realizar otra función en el hospital. Lamentó que se cuestione su llegada al equipo directivo, donde sólo ejerce labores de apoyo, precisó.

La exedil añadió que está ejerciendo una comisión de servicio y resaltó sus 42 años de dedicación a la Sanidad como argumento para que hayan contado con ella en el hospital.