Las Provincias

Aparecen plantas de burundanga en un solar público de Bellreguard

Una planta de burundanga en una parcela de Bellreguard. :: lp
Una planta de burundanga en una parcela de Bellreguard. :: lp
  • La droga derivada de esta especie anula la voluntad de las personas, el PP pide limpiar los terrenos y los vecinos se muestran preocupados

Plantas de escopolamina, especie vegetal más conocida como burundanga o droga del amor, han aparecido en una parcela municipal de Bellreguard. Esto, como no podía ser de otra manera, ha desatado la polémica entre muchos vecinos, ya que esta especie ha sido hallada en un zona muy transitada de la población.

La planta está en un solar de unos mil metros cuadrados, junto al almacén municipal. Esta especie lleva semanas ahí, ya que ha crecido con total libertad. De momento se desconoce si alguien la plantado y le ha dado cuidados o si ha emergido de forma espontánea.

En cualquier caso, desde el Partido Popular de Bellreguard dieron ayer la voz de alarma: «Nos hemos dado cuenta de que la burundanga lleva días ahí y no es la primera vez que aparece».

El edil del PP y exalcalde Jaume Ascó dijo que en la pasada legislatura, durante su mandato, localizaron esta espacie en la misma en varias ocasiones. «Al gobierno llegaron diferentes avisos y se actuó con rapidez para erradicar esta planta del solar público, donde pueden acudir niños en cualquier época del año».

De hecho muchos vecinos han mostrado su malestar tras saber de la existencia de esta droga. «Una especie de este tipo no puede estar en zonas accesibles para los más pequeños, es un peligro», explicó alarmada una madre de Bellreguard.

La parcela local está en un tramo muy transitado, ya que se encuentra junto al almacén municipal y al cementerio. Además, estos recintos están anexos a un pequeño polígono comercial. En la legislatura pasada estaba previsto habilitar una zona verde en el terreno para evitar que brotaran especies tóxicas.

La escopolamina, burundanga o droga del amor tiene inicialmente usos terapéuticos, aunque de escaso uso. En dosis minúsculas sirve para atajar episodios de mareos, para dilatar la pupila y estudiar el ojo, como antiespasmódico o analgésico local.

Pero la droga derivada de esta planta ha cobrado fama por ser una sustancia que anula la capacidad de decisión de que quien la consume. Es uno de los estupefacientes que más se usan en la actualidad con fines delictivos, ya que quien lo consume pierde toda capacidad de decisión y no opone resistencia ante lo que le ordenan.

De hecho se ha utilizado tanto en robos, como casos de agresiones sexuales. Sus efectos secundarios también son nocivos, pueden llegan a causar delirios, agresividad, desorientación, convulsiones, estados de coma e incluso la muerte en algunos casos.

Llamada a la calma

La edil de Sanidad, Dora Salavert, pidió tranquilidad y dijo que la planta ya ha sido retirada. Añadió que es una especie que aparece en ocasiones en diferentes zonas y que los servicios municipales la retiran cuando que la detectan, aunque esta vez no lo han hecho. Agregó, que desconoce si se trata de burundanga, pero lo que sí sabe es que siempre ha sido tratada «como una especie mala y se ha retirado», concluyó