Las Provincias

Vecinos de Corea exigen a Gandia que eche a familias que ocupan pisos ilegales en el barrio

  • Los residentes reclaman que se tapien viviendas del edificio Perú 57 y piden que la Policía Local controle los horarios de los locales de ocio

Los vecinos del barrio de Corea presentaron numerosas quejas a los responsables del gobierno local que participaron en la última Junta de Distrito. El acto tuvo lugar este martes y se trataron todo tipo de temas. La ocupación de viviendas de forma ilegal de algunos edificios fue lo que más expectación levantó entre los asistentes.

Los residentes de Corea mostraron su malestar ante la llegada de familias «que entran en viviendas vacías y las hacen suyas, sin respetar a los vecinos de los inmueble», como indicaron en la reunión. Esta problemática no es nueva, como explicó el presidente de la Asociación de Vecinos, Alfonso Rufat.

El dirigente indicó que las ocupaciones ilegales de pisos llevan meses produciéndose en un edificio situado en la calle Perú 57, junto al IES Tirant Lo Blanc. Rufat relató que los vecinos afectados se pusieron en contacto con la asociación y este organismo trasladó las quejas al presidente de la Junta de Distrito, José Manuel Prieto.

El presidente del colectivo dijo que se ha avanzado «algo, pero que los residentes afectados «están muy molestos». Prieto explicó que este edificio pertenece a una empresa que obtuvo la cesión de la parcela para crear vivienda social: «La mercantil quebró y exige a Gandia tres millones».

Mientras tanto, en el inmueble, residen las familias que pagan su alquiler y otras que ocupan las casas. «Hay decenas de viviendas ocupadas y las personas que viven en estos pisos ilegales molestan. Hacen ruido y tienen atemorizado a buena parte del residencial», dijo Rufat.

El presidente reconoció que ya «se han tapiado un par de viviendas» al constatar que los habitantes no eran los propietarios. También reconoció que se trata de un proceso lento, como confirmó Prieto, ya que los agentes de Policía Local tienen que identificar a los ocupantes, determinar de quién es la vivienda y solicitar una orden judicial.

En cualquier caso, en la Junta de Distrito, Prieto, se comprometió a seguir trabajando para erradicar este problema y que los vecinos de Perú 57 dejen de tener problemas.

En la sesión se trataron otros muchos temas, todos ellos relacionados con la falta de limpieza y seguridad en distintas zonas del este barrio. Desde la Asociación exigieron que se lleven a cabo campañas de limpieza intensiva, «no como la última que se ha realizado». Los vecinos están molestos con la actuación, que ha aseado parte de las calles «sin quitar los coches estacionados». Prieto indicó que estos trabajos estaban concebidos así, para llegar al mayor número de calles. Aún así habrá nuevas limpiezas en breve.

Pero el barrio de Corea no es exento al problema del ruido. En el distrito hay varios puntos negros. Uno de ellos está en la avenida del Grau 54, donde ha reabierto una discoteca. Este local reúne a decenas de clientes cada semana y los vecinos están molestos ante el ruido que generan las personas que permanecen fuera del local hasta altas horas de la madrugada.

En la Junta de Distrito se comprometieron a que los agentes de la Policía Local hagan rondas para comprobar los permiso y evitar que el local cierre más tarde de lo que le corresponde, así como a trabajar para que los clientes no molesten a los vecinos.

Finalmente, los residentes pidieron más presencia policial en la calle Perú, en el Parc de l'Estació, en la calle Tossal y en la plaza del Jardinet. Prieto se comprometió a que haya más agentes en todo el distrito y en la Avenida del Grau.