Las Provincias

El Centro Ocupacional de Tavernes abre tras diez años de espera y forma a 30 personas

El presidente de la Fundación Integra Valldigna, Eugenio Pérez, junto al alcalde Jordi Juan y Mónica Oltra en los talleres ocupacionales. :: lp
El presidente de la Fundación Integra Valldigna, Eugenio Pérez, junto al alcalde Jordi Juan y Mónica Oltra en los talleres ocupacionales. :: lp
  • Mónica Oltra acude a la apertura del taller de diversidad funcional y el alcalde Jordi Juan reclama un centro de día y la mejora del Jaume II

Tras más de una década de esfuerzos colectivos, Tavernes de la Valldigna inauguró ayer oficialmente el Centro Ocupacional La Valldigna con una capacidad para 40 personas con diversidad funcional que podrán trabajar y formarse en aras de su integración social. En estos momentos ya hay unos 30 usuarios en estas dependencias.

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, y el director general de Diversidad Funcional, Antonio Raya, presidieron esta inauguración que contó con la presencia del alcalde vallero, Jordi Juan, miembros de la corporación local, autoridades de la Valldigna, miembros de la Fundación impulsora y un nutrido número de empresarios y familiares de los usuarios del nuevo taller.

Con más de una hora de retraso respecto al horario previsto, el acto se llevó a cabo con tintes muy emotivos. El presidente de la Fundación Integra Valldigna, Eugenio Pérez, agradecía uno a uno a todos aquellos que han hecho posible que el taller ocupacional sea una realidad. «Queremos agradecer la colaboración entre las asociaciones, instituciones y ciudadanos. Nunca antes un mismo proyecto había unido a tantos», dijo.

Y es que en la construcción del centro ocupacional han colaborado empresas con aportaciones, asociaciones que han ayudado a recaudar fondos, familiares de usuarios e instituciones de carácter local, de la Valldigna y autonómico. La suma de esfuerzos ha hecho posible que diez años después de la formación de la Asociación de Discapacitados de la Valldigna, Adisva, promotora de este proyecto, lo que era una idea se haya materializado en una realidad.

La también consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas se dirigió a los usuarios, y en un discurso que optó por la emotividad, les pidió que tuvieran sueños para que algún día fueran una realidad «como ha sido el sueño de tener este taller». La vicepresidenta señaló que se ha acabado con la lista de espera de personas con discapacidad en la comarca de La Safor.

El primer edil remarcó que el Ayuntamiento «ha hecho todo lo que ha podido, sea cual fuera el gobierno que había» en relación a que a lo largo de estos diez años, las diferentes corporaciones que han pasado siempre se han mostrado unánimes para pedir la implantación de un taller que beneficiará al colectivo de diversidad funcional.

En algunos casos, los usuarios evitarán hacer desplazamientos diarios de más de tres horas cada jornada. Con el centro en marcha, sería adecuado reestructurar las plazas de los centros ocupacionales de la Safor y Ribera, con el fin de acercar a los usuarios a los centros que estuvieran más cercanos a sus casas. El taller de Tavernes ofrece una posibilidad de cercanía a muchas familias que todavía deben hacer largos desplazamientos para que sus familiares estén en un centro ocupacional.

Recuerdos emotivos

Aprovechando la inauguración del centro, el ejecutivo vallero quiso reconocer la labor de dos personas que han sido ejemplos de implicación en la integración de las personas con diversidad funcional.

A título póstumo, el gobierno de la Vall entregó una placa a los familiares de Julio Oroval, por ser ejemplo de sensibilidad en la atención y respeto a las personas con disfuncionalidad. El ejecutivo ha propuesto que el taller ocupacional lleve el nombre de Julio Oroval.

El otro homenaje fue para Maruja Ibáñez, presidenta de Adisva, quien ha estado al frente de la entidad en una década llena de reivindicaciones para hacer posible el centro «hoy es un día muy feliz», remarcó Ibáñez, quien aprovechó para pedir ayuda a las empresas para colaborar con los usuarios del centro.

Centro de día

Oltra, por su parte se comprometió a trabajar para hacer posible que Tavernes tenga un centro de día para la atención de mayores: «Debemos cambiar el modelo de la dependencia hacia una mayor autonomía. La residencia debe ser el último recurso mientras las personas puedan mantener su autonomía y estar en su casa, donde se sienten confortados».

El munícipe reivindicó este centro, a la vez que pidió la rehabilitación del IES Jaume II, que ya se encuentra incluido en el Plan de Infraestructuras de la Generalitat.

El centro de día es aún un proyecto para Tavernes. El consistorio espera estudiar si los locales municipales de la calle La Barca sería los adecuados para albergar este centro. Es una planta baja que presenta mal estado y debería ser acondicionada. Este inmueble era el Jutjat de Pau hasta hace unos años, cuanto tuvo que cambiarse de ubicación por el mal estado de la planta baja.