Las Provincias

Un juez obliga a Almoines a readmitir a una funcionaria y a pagarle 20.000 euros

  • La agente de seguridad interina fue cesada al incorporarse el titular de la plaza, que luego dejó el puesto para optar a un empleo policial en Gandia

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 7 de Valencia ha dado la razón a una agente de la Policía Local de Almoines. La funcionaria interina denunció al Ayuntamiento tras ser cesada en su puesto de trabajo en octubre de 2015.

El tribunal ha considerado que ese despido no se ajustó a la normativo de la Función Pública y ha obligado a la Corporación a readmitir a la empleada y a abonarle su salario desde el día que abandonó su puesto de trabajo, una cifra que rondará los 20.000 euros, como aseguró el alcalde de Almoines, Joan Cardona. El primer edil explicó que el despido de la agente forma parte de una espiral de hechos que se retrotraen a la pasada legislatura. La agente fue contratada como policía local en 2003, «de forma temporal», para cubrir una vacante que un funcionario con plaza había dejado al tomarse una excedencia.

En la pasada legislatura, la persona que estaba en excedencia decidió volver a su puesto de trabajo. Entonces el gobierno, del Partido Popular, incorporó al funcionario y despidió a uno de los interinos, en este caso a la agente que llevaba desde 2003. El policía con plaza, a las pocas semanas de incorporarse, pidió una comisión de servicio y «se marchó a Gandia», relató Cardona.

El gobierno contrató entonces otra vez a la agente que había sido despedida. Pero como si de una broma se tratara, la agente que se marchó a Gandia pidió incorporarse otra vez a su plaza en Almoines, ya con el gobierno de Units x Almoines. Esto obligó al ejecutivo local a prescindir de la misma agente. En ese momento, fue cuando la policía decidió interponer una denuncia contra el consistorio, alegando despido improcedente.

El alcalde afirmó ayer que antes de volver a cesar a esta agente, reunió a los policías que forman el cuerpo local para explicarles la situación. «Almoines está inmerso en un Plan de Pago a Proveedores, por lo que no puede contratar a personal y si alguien pide recuperar su plaza estamos en la obligación incorporarlo a la plantilla», relató Cardona.

Pocos meses después, la persona titular de la plaza «se marchó otra vez a Gandia en una comisión de servicio». Esto hizo que el gobierno echara mano una vez más de la agente que había denunciado. «La vacante volvió a quedarse libre y la sentencia del Contencioso Administrativo ya se conocía, por lo que incorporamos a esta agente otra vez a la plantilla municipal».

El alcalde dijo que Almoines carece de una regulación de puestos de trabajo, lo que ha complicado todo este proceso. Cardona aseguró que el consistorio ya ha dispuesto una partida de más de 7.000 euros para costear la Seguridad Social de la agente y estudia cómo hacer frente al pago de su salario atrasado. Dijo que todo suma unos 20.000 euros, además de que el fallo está recurrido alegando que la decisión del juez «es lesiva para los intereses del Ayuntamiento»

Por otro lado, desde Compromís per Almoines culparon al alcalde de esta situación. La formación informó, mediante un comunicado, que el primer edil asuma «responsabilidades políticas, ya que es el responsable de personal». «Su decisión fue arbitraria, improcedente e injusta», añadieron. También reclamaron que se retire el recurso y que se pida disculpas a la empleada.