Las Provincias

Policías de paisano vigilarán los parques de Gandia al aparecer aves envenenadas

Algunas de las zonas ajardinadas del distrito de Roís de Corella de la ciudad de Gandia. :: LP
Algunas de las zonas ajardinadas del distrito de Roís de Corella de la ciudad de Gandia. :: LP
  • El gobierno local envía las palomas halladas muertas en País Valencià a un laboratorio donde certifican que habían ingerido herbicidas

El gobierno de Gandia habilitará patrullas de vigilancia especiales en los parques de la ciudad tras hallar algunas palomas muertas hace unas semanas en una zona ajardinada en el distrito de Roís de Corella. Los hechos tuvieron lugar a mediados de septiembre, cuando algunos vecinos detectaron palomas muertas en este transitado parque. Tras aparecer las aves sin vida, se dispararon todas las alarmas entre los residentes del barrio que acuden de forma regular a pasear o a para practicar deporte al parque.

El ejecutivo envió a analizar algunos de los ejemplares muertos. Los resultados de los análisis clínicos, realizados por un laboratorio especializado de Valencia, no arrojan dudas: Las palomas murieron tras ingerir productos químicos.

Las autopsias inciden en que estos pájaros perdieron la vida envenenados. Los análisis se han centrado en estudiar las vísceras de las aves corazón, hígado, buche, pulmón u ovarios, entre otros órganos.

En todos ellos, como explica el informe clínico, se ha detectado la presencia de herbicidas, en concreto de los principios químicos metamilo y imidacloprid. Estos productos se utilizan de forma habitual en la agricultura con el fin de erradicar malas hierbas.

Pero, como informaron ayer desde el gobierno de Gandia, este tipo de veneno no está al alcance de cualquiera, ya que su venta está «restringida y controlada» y sólo pueden acceder a ellos los profesionales del campo.

Por ello, desde la Policía Local de Gandia se ha abierto una investigación para determinar quienes emplean estos productos químicos en sus parcelas. Desde el gobierno no descartan «pedir responsabilidades» si se da con alguna persona relacionada con los hechos.

La edil de Seguridad de Gandia, Àngels Pérez, reconoció ayer que la posibilidad de que alguien haya vertido veneno en el parque País Valencià «está ahí», pero el gobierno es consciente, precisó, de que las aves también podrían haber ingerido «semillas o alimentos contaminados» en algún huerto cercano al distrito.

Sin embargo, la primera hipótesis es la que tiene más fuerza, ya que no es la primera vez que algún insensible vierte algún tipo de veneno en zonas públicas contra perros o gatos. Por ello, y ante la presencia de niños en los parques de Gandia, desde el gobierno se ha decido aumentar la vigilancia en las zonas verdes.

Pérez agregó que, tras conocer los resultados de los análisis, se han impulsado patrullas de la Policía Local para supervisar todos los recintos ajardinados de la ciudad, sobre todo, los que tienen una alta afluencia de vecinos. Entre ellos, País Valencià o Parc Sant Pere. Los agentes acudirán a los parques uniformados, pero también habrá efectivos de paisano.