Las Provincias

Un 9 d'Octubre descafeinado

Unos jóvenes de Gandia participan en el acto homenaje en el día de la Comunitat Valenciana. :: àlex oltra
Unos jóvenes de Gandia participan en el acto homenaje en el día de la Comunitat Valenciana. :: àlex oltra
  • Gandia celebra el día de la Comunitat con un acto que no engancha a la ciudadanía

Gandia. El único acto institucional organizado por el gobierno de Gandia para conmemorar el 9 d'Octubre no tuvo el seguimiento esperado. La actividad tuvo lugar el domingo en el Palau Ducal y fue un encuentro breve en el Patio de Armas al que acudieron apenas un centenar de personas.

Los actos de ediciones anteriores, en los que se celebraba una procesión cívica y un homenaje a Jaume I reunían a centenares de vecinos, además de a autoridades y a representantes de colectivos sociales.

La celebración se iba a llevar a cabo en el Salón de Coronas, pero finalmente, se optó por la planta baja para facilitar la labor a la banda que tenía que tocar el himno de la Comunitat, como indicó ayer el concejal de Cultura de Gandia, Joan Muñoz.

En la celebración, presidida por la vicealcaldesa y alcaldesa en funciones de Gandia, Lorena Milvaques, estuvieron también los ediles Miguel Ángel Picornell, Laura Morant o Àngels Pérez. También acudieron concejales de la oposición como Víctor Soler o Ciro Palmer. Además de representantes de colectivos sociales como representantes de las Fallas de Gandia y de la Semana Santa, así como algunos empresarios. Un grupo de jóvenes, acompañados de sus padres, leyó un fragmento del Llibre dels Feits, en que se narra la toma del Castillo de Bayrén. Y sólo algunas personas entraron al recinto para seguir el homenaje a Jaume I.

Una circunstancia debida, según el PP, a la «opacidad» que le ha dado el bipartito al día más importante de los valencianos. Según apuntaron los populares, «quieren esconder esta celebración y nuestros símbolos, por eso han optado en un espacio cerrado. Ante esto reclamaron que para el próximo año «haya más consenso».

La idea de la formación es regresar al planteamiento que se ha llevado a cabo en los últimos años, donde se le ha dado a la Senyera «el trato que le corresponde», con procesión y homenaje en la plaza Jaume I. No obstante, desde el gobierno local aseguraron que el acto transcurrió con normalidad y reconocieron que en el Patio de Armas no hubo más de un centenar de vecinos. Aún así, lamentaron la actitud del PP porque «todo el plan estaba consensuado en Junta de Portavoces, aunque ellos digan que no». Además evita «incidentes». Desde el ejecutivo destacaron el éxito de la actuación de Xavi Castillo, que reunió a 600 en el jardín de la Casa de la Marquesa.

El concejal de Cultura, Joan Muñoz, criticó la actitud de los populares porque «prometieron que no habría enfrentamientos ni críticas sobre lo acordado pero volvemos a ver cómo el PP utiliza los símbolos para generar enfrentamiento político y crispación».

El bipartito defendió este modelo con el objetivo de evitar incidentes o protestas en la calle, como ocurrió en 2015 en el desfile de la bandera. Por otra parte, las fallas de Gandia se unieron para celebrar las típicas paellas.

Bailes y mercado en la Vall

En Tavernes de la Valldigna hubo una amplia agenda de actos como el Festival de Bailes Populares, con las agrupaciones de la Vall y Cullera, o el Mig Any Faller en el que más de 600 falleros participaron en el concurso de paellas. Así como ferias artesanales en la costa y la ciudad vallera. La lluvia obligó a suspender estos mercados el domingo.

En el acto institucional, el PSPV pidió dar prioridad a los intereses generales antes que a los partidistas y el PP abogó por mejorar la situación de la Comunitat Valenciana, desde la hermandad con el resto de regiones y no a través de radicalismos separatistas.

Compromís y EUPV leyeron conjuntamente el manifiesto 'Un país per fer, un país per construir', en el que se reivindicó más financiación. El alcalde Jordi Juan, en su intervención mencionó que la falta de financiación por parte del Estado afecta a proyectos como la laminación del Vaca o la regeneración de la Goleta.

El cronista adjunto de Tavernes, Josep Ciscar, fue el representante de la sociedad civil que intervino en el acto poniendo énfasis en el centenario de Tavernes con el distintivo de ciudad otorgado por Alfonso XIII en 1916.