Las Provincias

La policía detiene a una mujer que encerró a sus padres en casa porque no le daban dinero

  • Uno de los progenitores logró escapar en un descuido de su hija y bajó a la calle, donde pidió un teléfono para llamar a las fuerzas de seguridad

GANDIA. La Policía Nacional de Gandia ha arrestado a una mujer que encerró a sus padres en casa porque no le daban dinero. Los agentes acudieron a un domicilio de la Ciudad Ducal tras recibir un aviso, en el que se informaba al cuerpo de seguridad de la trifulca familiar.

Los hechos tuvieron lugar el pasado miércoles. La mujer de 31 años, y de nacionalidad española, tuvo una fuerte discusión con sus progenitores, ante la negativa de estos a darle la cantidad económica que les exigía. El enfrentamiento fue tal que la hija optó por encerrar a sus padres en la vivienda e impedir que salieran a la calle, todo ello con la intención de que cedieran a su chantaje y le entregaran la cantidad que reclamaba.

La mujer, en fuerte estado de excitación, llegó a amenazar a sus familiares de muerte si no se prestaban a sus exigencias. La tensión que se vivió en la casa fue máxima. De hecho, pasaron algunas horas en esta situación, como indicaron ayer fuentes policiales.

En un descuido de la hija, el padre logró escapar y salir a la calle. El hombre, asustado, pidió ayuda a los vecinos que pasaban en ese momento por su portal y uno de ellos accedió a prestarle su teléfono móvil para que diera parte a los cuerpos de seguridad.

Ayuda a los vecinos

El padre informó de todo lo que estaba sucediendo en la vivienda a los agentes. Rápidamente, el hombre regresó a la casa presa del pánico, ya que temía las represalias que su hija pudiera tomar al ver que se había escapado para pedir auxilio entre el vecindario.

Afortunadamente, la chica no había salido aún del baño. Pocos minutos después llegaron los agentes de la Policía Nacional, que accedieron a la vivienda y comprobaron la veracidad del argumento del padre. Ante estos hechos se llevaron detenida a la mujer.

La arrestada pasó a disposición judicial. El magistrado que lleva el caso ya ha dictado una orden de alejamiento con respecto a sus padres durante un periodo de tres meses.