Las Provincias

El PSPV de Tavernes acusa al gobierno de subir impuestos pese a haber superávit

  • El ejecutivo afirma que incrementa las tasas para mantener los servicios a la ciudadanía ya que ha bajado la recaudación en los últimos años

tavernes. Compromís y el PSPV de Tavernes de la Valldigna protagonizaron una situación tensa durante el pleno de la noche del lunes correspondiente a la sesión ordinaria del mes de octubre. El edil socialista Víctor Borràs comparó la actitud de Compromís con la novela de El Doctor Jekyll y Mister Hyde a la hora de plantear la situación económica de las arcas municipales. Mientras que el alcalde, Jordi Juan, no dudó en emplear un lenguaje duro y acusar a Borràs de tener «una empanada mental».

En la sesión se aprobó una modificación de crédito de 2'1 millones de euros para saldar el préstamo del Plan Montoro para el pago de proveedores en 2012. Esa cancelación del préstamo se hacía en base al remanente positivo del presupuesto de 2015.

Borràs explicó que no entendía cómo el ejecutivo de Compromís incrementaba los impuestos habiendo superávit y señalaba que esta circunstancia evidenciaba que no era necesario aumentar los tributos que pagan los ciudadanos. Para Borràs, hace unos meses al aprobarse el incremento de la contribución en un 8%, se justificaba la necesidad de incrementar los ingresos, y ahora se hablaba de un superávit de más de dos millones de euros.

De ahí que comparara la actitud del ejecutivo de Jordi Juan ante la situación de las arcas municipales al relato de El Doctor Jekyll y Mister Hyde por ser cambiante según lo que se vaya presentar en el pleno.

Para el PSPV cuando se trataba de aumentar impuestos el ejecutivo hablaba de la necesidad de aumentar los ingresos en las arcas municipales, pero se aprobaban superávits que hacían pensar en un ayuntamiento saneado.

Duras acusaciones

La comparativa no gustó al primer edil vallero, que acusó al portavoz socialista de tener «una empanada mental». Juan indicó que el Ibi se incrementaba para mantener los ingresos que recibía el ayuntamiento por la recaudación de este impuesto.

El alcalde recordaba que en dos años los valores catastrales se habían reducido en un 28%, así como la recaudación de los terrenos rústicos que no se hubieran desarrollado en los sectores de la playa.

Según Juan, estas bajadas afectaban a la recaudación, lo que hacía necesarios incrementar la contribución para mantener la misma recaudación con la que seguir dando los servicios a la ciudadanía que ya estan puestos en marcha.

Borràs mantenía que no era necesaria una subida de tributos por tener una situación económica aceptable. Pero el alcalde afirmaba que quedaba mucho por hacer, ya que todavía hay unos diez millones de euros en préstamos que debe hacer frente el consistorio de Tavernes de la Valldigna.

En medio de esa tensa situación, el pleno también sirvió para aprobar modificaciones de crédito que permitirán hacer una rampa en el cementerio, mejorar el sistema contra la legionela en los vestuarios del polideportivo, reparar la acera de la Plaça La Safor, reparar vehículos municipales, mejorar el alumbrado público, abonar a la concesionaria de la limpieza la actualización de sus servicios o dotar la partida de fiestas con 52.600 euros más.

En total unos 300.000 euros que fueron aprobados mediante modificaciones de crédito. La corporación vallera también aprobó por unanimidad ampliar de 3.000 a 6.000 euros la cantidad para poder fraccionar el pago de plusvalías sin pedir aval bancario.