Las Provincias

Descarta dimitir el edil de Gandia que se manifestó contra el cardenal Cañizares

Varios de los participantes en la protesta contra el cardenal Cañizares.
Varios de los participantes en la protesta contra el cardenal Cañizares. / O. DUEÑA
  • Ródenas (Més Gandia) sostiene que actuó «en defensa de la libertad, la tolerancia y la diversidad»

El concejal de Més Gandia Xavier Ródenas, que participó en una concentración en protesta de la visita a Gandia (Valencia) del cardenal arzobispo, Antonio Cañizares, ha asegurado que no va a dimitir, tal y como le ha pedido que haga el Partido Popular. Ródenas ha afirmado que ha actuado "en defensa de la libertad, la tolerancia y la diversidad" y que, por eso, no tiene por qué dimitir.

El edil ha explicado que el gobierno ha pedido la dimisión a los 'populares' por casos de mala gestión, por haber trabajado con presupuestos ilegales o haber incumplido la subrogación de trabajadores, y por hechos que --según Ródenas-- "sí son legalmente importantes, y no por asuntos como éste".

Además, afirma que volvería a participar en otro acto similar siendo concejal en el consistorio gandiense, a pesar de las críticas tanto de populares como de C's Gandia. "Los populares se hacen daño a sí mismos al dejar constancia con estas críticas de su intolerancia", ha considerado.

Aunque su participación en la concentración ha molestado a muchos, asegura que también ha gustado a otros tantos, aquellos, señala, "que respetan valores como la diversidad y la tolerancia".

Xavier Ródenas también ha hablado del comunicado del PSPV-PSOE de Gandia, socios de gobierno del partido al que pertenece, y que no se posicionaba a su lado. Ródenas afirma que se trata de un comunicado "a medias tintas que entra dentro de una estrategia política", pero aún así confirma que ha recibido el apoyo de todos los miembros del gobierno.

Ródenas ha insistido en que en la concentración los participantes "hicieron gala de una ética y mucho respeto", frente a otras personas de las que, afirma, recibieron insultos. Unos insultos que tienen grabados pero que no van a denunciar. "Nunca he usado esa arma; siempre he huido del odio y de generar más polémica, pero es importante que el debate esté en la calle y que los ciudadanos sepan que hay políticos comprometidos con valores", ha indicado.