Las Provincias

El comisario de la policía se despide de Gandia tras nueve años de servicio

  • Armando Jiménez afirma que los delitos han caído un 51% pese a la falta de efectivos y la alcaldesa arremete contra la ley Mordaza en la fiesta de los Ángeles Custodios

Los agentes de la Policía Nacional y Local de Gandia se vistieron de gala ayer para celebrar su fiesta grande: los Ángeles Custodios. Hubo misa en la Colegiata, homenaje a los agentes fallecidos en la plaça Major, distinciones en la Casa de la Marquesa y discursos, no exentos de críticas, como las de la alcaldesa contra la ley Mordaza, o del comisario por la falta de efectivos.

En el homenaje a los agentes fallecidos, que se celebró en la plaça Major, la alcaldesa, Diana Morant, y el comisario, Armando Jiménez, depositaron la corona de laurel ante la imagen de los patronos de la policía, se dispararon cuatro salvas y se cerró el acto con los himnos de la Comunitat Valenciana y el de España.

Los policías estuvieron respaldados por el capitán de la Guardia Civil de Gandia, Pedro Monleón, y los tenientes de la Ciudad Ducal, Mariano Mateo, y el de Oliva, Juan Luis Fernández. Además, estuvo presente el jefe de la Policía Local, Marcos Cuesta.

En la plaça Major estaban también los ediles Liduvina Gil y Miguel Ángel Picornell y los concejales del PP, Guillermo Barber y Andrés Puig. Tras el homenaje, todos acudieron a la Casa de la Marquesa, donde se reconoció la labor de agentes de ambas policías.

En este acto, Jiménez pronunció un emotivo discurso de despedida, ya que mañana dejará el cargo. «Ha llegado el momento de que por imperativo legal debo hacerme a un lado y dejar que otro compañero, más joven, pase a desempeñar el cargo de comisario de Gandia», apuntó. Y se despidió con las palabras «misión cumplida».

El aún responsable de la comisaría destacó que desde su llegada, en 2007, «se ha reducido la delincuencia en un 51%» en la ciudad gracias al esfuerzo de los agentes», precisó. Además, remarcó que este verano el nivel de delincuencia se ha controlado y mantenido en datos similares, e incluso se ha reducido. También apuntó que en 2015, las infracciones bajaron un 5,64%.

Situación «dramática»

Jiménez tildó de «dramática» la situación vivida, sobre todo, este verano debido a la falta de efectivos, que, según dijo, ha caído un 15% desde el pasado año, «por bajas, jubilaciones y traslado» y cuyas plazas no ha sido cubiertas por la falta de oferta.

Así, reclamó más efectivos para Gandia, todo ello, ante de la presencia del subdelegado del Gobierno, Juan Carlos Valderrama. El comisario dijo que esperaba que estos pequeños inconvenientes se solventen a partir de ahora. Después, la Policía Nacional aprovechó el acto para entregar la Cruz al Mérito Policial condistintivo blanco a los agentes Jesús Miguel García, José Legazpi y al médico forense Juan Andrés Alama.

Además se reconoció la colaboración de agentes de la Policía Local y entregó felicitaciones a los efectivos de la Unidad de Santa Anna, Mario Morant, Sergio Jordá, Pere Torres y Julián González. También se distinguió a Marcos Miñana y al cuerpo de bomberos, entre otros colectivos.

La alcaldesa de Gandia, Diana Morant, cerró el acto con un discurso muy crítico contra la ley Mordaza.

La munícipe apuntó que los ciudadanos tienen que ver a los cargos públicos y las fuerzas de seguridad «como aliados, no como enemigos. Nuestro trabajo no puede ser amordazar a nadie».

En sus palabras aseguró que esta ley «no representa el camino del progreso... supone un retroceso y una ataque a la libertad de expresión y de protesta de los ciudadanos». Algunos de los presentes criticaron estas palabras e insistieron en que no era ni el día ni el lugar para pronunciar estas palabras.